Otra vez la misma historia. Parece ser que para el entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, no ha sido suficiente el trabajo y esfuerzo que ha realizado el centrocampista malagueño del equipo merengue, Isco Alarcón, para poder gozar de una oportunidad en el momento que James Rodríguez regresase de su lesión, que le ha tenido apartado de los terrenos de juego durante dos meses y ha permitido -que en este período- Isco pudiese permitirse jugar una mayor cantidad de minutos y sin tener que partir desde el banquillo.

En el partido frente al Granada CF (9-1 para los madrileños), Isco no pudo estar en el campo, en este caso, por acumulación de tarjetas.

Anuncios
Anuncios

Esto, permitió que James volviese al once inicial en el primer partido que jugaba tras su lesión. Pero en el partido frente al Rayo Vallecano, partido que se planteaba a priori más complicado para los de Carletto, parecía que Isco seguiría teniendo su hueco dentro del once inicial.

Aún más cuando el galés, Gareth Bale, entraba en la convocatoria en el último momento al superar unas pruebas en su pie derecho. Todo hacía pensar que el Madrid saltaría a Vallecas sin Bale en el campo y con un 4-4-2 con James e Isco acompañando a Modric y Kroos. Pero aun así, Isco volvió a ser el principal perjudicado y sacrificado del once inicial, teniendo que comenzar el partido junto a los suplentes.

Y es que, los ochenta millones de euros que pagó el Real Madrid por el colombiano pesan mucho. Isco ha hecho más que méritos suficientes y se ha ganado a pulso el tener un sitio en las alineaciones iniciales del conjunto blanco.

Anuncios

En estos últimos dos meses, el malagueño ha rendido a un nivel bastante bueno y adaptándose a las condiciones de juego que le requería el propio entrenador.

No sólo le bastaba con atacar y nutrir a los de arriba con balones, que lo hace muy bien, sino que además tenía que sacrificarse en defensa si quería tener un sitio fijo, y así lo ha hecho. Incluso en partidos en los que ha entrado como suplente ha seguido rindiendo a un gran nivel para intentar ganarse la confianza del técnico italiano.

También hay que decir que James fue de los mejores del Madrid en el Estadio de Vallecas, anotando el segundo gol de los blancos y dejando el partido casi sentenciado. Pero Isco, debería de haber estado en el campo desde el principio, porque así se lo ha ganado partido tras partido. Aunque parece que Ancelotti no piensa lo mismo. Visto lo visto, parece que de aquí al final de temporada, Isco seguirá siendo el gran perjudicado de la plantilla blanca. #Real Madrid #Fútbol