Si hablamos del partido amistoso en el que Holanda volvió a sacar los colores a la España del "tiki-taka", creo que hay dos cosas que han quedado patentes: una, la incapacidad del estilo para funcionar con jugadores de menor nivel que los que asombraron a medio mundo desde 2008 hasta 2012, y que Del Bosque es incapaz de generar hambre en un grupo totalmente distinto al que le dejó Luis Aragonés tras la Eurocopa de Austria y Suiza.

El estilo, tras este encuentro y el de Ucrania, ha quedado en entredicho, puesto que España no ha generado fútbol y sí muchas dudas, como lo hizo en el encuentro ante la selección ucraniana.

Anuncios
Anuncios

El plan renove del fútbol español tampoco se está consumando con mucha efectividad, pues la generación que debía renovar a la más ganadora de nuestro fútbol no está llegando en grandes condiciones, si contamos con que futbolistas que se creían futuras estrellas no están brillando como se esperaba por diferentes motivos: lesiones, o simplemente estancamiento, impiden a "La Roja" evolucionar.

Futbolistas como Iker Muniaín, Gerard Deulofeu o Ander Herrera, por unas razones u otras están muy lejos del nivel que se le exige a una selección que ha ganado tanto y hace tan poco tiempo. Y algunos de los que estaban en aquella prodigiosa selección campeona de todo, están en una dinámica de declive sostenido, como Pedro o Raúl Albiol.

Si se me permite concretaré que el estilo de la roja se acabó cuando Xavi Hernández pasó a ser un mago intermitente y cuando el tenerlo todo les produjo satisfacción, lo peor que puede ocurrir en un entorno ganador, conformarse.

Anuncios

Conformarse con un mundial, no con dos, conformarse con dos eurocopas, no con tres. Si la satisfacción se extiende al banquillo, poco más se puede hacer. Del Bosque continuó lo que Aragonés empezó, pero... ¿Puede reiniciar la construcción de una plantilla competitiva?

En el maravilloso documental que pulula por Youtube sobre la Eurocopa de Austria y Suiza y el Mundial de Sudáfrica, vemos como se contraponen los dos estilos de entrenador. Por un lado, el pasional e impetuoso, el que vive el fútbol ante todo. El que cree ciegamente en que pueden ganar, aunque no partan como favoritos.

Por otro lado, tenemos al impasible, lo tiene todo en la cabeza, pero rara vez deja escapar alguna emoción. El que se sabe favorito, y que en caso de emergencia, tiene a los mejores jugadores de la competición en el campo. Dos tipos de entrenador, que tienen cosas buenas, y cosas malas. Quizá Aragonés no tuviese tantos factores en cuenta, pero era un motivador excelente.

El sabio de Hortaleza, sabía qué hacer para alimentar el hambre de sus futbolistas, sin embargo, el Marqués escudriñaba a cada rival para conocer su debilidad.

Anuncios

Quizá, para emprender un nuevo proyecto, con gente nueva, joven y con aspectos por pulir, lo necesario sea ese entrenador visceral, capaz de conseguir que desees saltar a jugar aun estando en la concentración. Un míster que te obligue a decirle a una leyenda del fútbol, uno de los mejores jugadores del planeta: "Negro, yo soy mejor que usted".