Carla Suárez, tenista canaria de 26 años, se juega hoy jueves, de madrugada, su pase a la final del Abierto de Miami, considerado como uno de los más importantes torneos después de los cuatro Grand Slam, ante la número 9 del mundo, la alemana Andrea Petkovic, a la que la española ya se ha enfrentado en cuatro ocasiones, con reparto de victorias entre ambas. Suárez llega a esta semifinal tras vencer, en tres sets (0-6, 6-1 y 7-5) a la todopoderosa Venus Williams, ganadora de 7 Grand Slams individuales.

Para la tenista canaria, ésta es la primera vez que llega a disputar una semifinal en uno de los torneos considerados grandes, y también puede convertirse -de ganarlo- en la primera representante del #Tenis español en conseguirlo, ya que se trata de un Abierto que no ha ganado ningún tenista español.

Anuncios
Anuncios

Pero Carla ya cuenta en su haber con otros logros personales, entre los que destacamos los cuartos de final alcanzados en los Grand Slam de Roland Garrós (2008 y 2014), Open de Australia (2009) y Abierto de Estados Unidos (2013), y la el título conseguido el pasado año en el Abierto de Portugal (2014).

Sin dudas, estas semifinales alcanzadas en uno de los más importantes torneos del circuito de la WTA son el reflejo del gran momento que vive la tenista canaria en este 2015, en el que ya ha disputado una final en Amberes, una semifinal en Doha y los cuartos de final en los torneos WTA de Indian Wells, Bribane, Sydney y Dubai; y que viene a sumarse al extraordinario momento del deporte femenino español, que está ausente de los grandes medios de comunicación audiovisuales, para los que sólo parece que exista como deporte el fútbol, pero eso sí: jugado por hombres.

Anuncios

Pero Carla Suárez puede abrir, esta madrugada, un nuevo episodio en el tenis femenino, tras los años de esplendor de Arantxa Sánchez Vicario y de Conchita Martínez, ya que de pasar a la final en el Abierto de Miami entrará con todo merecimiento en el top-10 del ranking mundial, convirtiéndose así en la tercera tenista española en lograrlo.

Esta madrugada, Suárez tendrá a su alcance entrar entre las 10 mejores, pero también se le abre la oportunidad de hacer más grande el tenis y el deporte femeninos, que ya va siendo merecedor -o, al menos, eso pienso- de mayores espacios en los medios audiovisuales y de más apoyos institucionales. No deben seguir negándoles -a las deportistas españolas- un protagonismo que se están ganando a pulso, a base de mucho esfuerzo y, en ocasiones, de muchos sacrificios, vividos entre el silencio mediático y el abandono institucional en beneficio del deporte masculino.