La tenista española, Carla Suárez, no pudo imponerse a la más pequeña de las hermanas Williams, y cayó en la Final del Abierto de Miami ante la número uno, Serena Williams, en dos sets: 6-2 y 6-0.

El pasado sábado, 4 de abril, se volvió a repetir la historia en los enfrentamientos entre nuestra tenista y la estadounidense, que ya suma cinco victorias en otros tantos encuentros contra Carla Suárez, en los que no ha cedido ni un solo set.

La verdad es que Serena Williams se mostró intratable durante todo el encuentro, con un elevadísimo porcentaje de primeros saques y con 29 golpes ganadores, no dando opción a Suárez, que sólo pudo aguantar hasta el 2-2, momento en el que la tenista estadounidense, aún imbatida en esta temporada, puso en juego sus mejores armas para romper el servicio de la española y, tras endosarle 10 juegos seguidos, se haría con el punto definitivo para llevarse la Final y conseguir así su octavo título -el tercero consecutivo- en el Abierto de Miami, y su segundo título de la temporada tras hacerse con la victoria en el primer Grand Slam del año: el Abierto de Australia.

Aunque nos hubiera encantado un triunfo español en Miami, el resultado de la final no enturbia la excelente trayectoria de nuestra tenista en este gran torneo y en esta temporada, donde lleva 20 victorias frente a 6 derrotas; trayectoria que la ha encumbrado al top-10 del ránking mundial, del circuito de la WTA, estrenando hoy lunes su flamante número 10.

Este logro la convierte en la tercera tenista española en entrar entre las diez primeras del mundo, después de que lo lograran Arantxa Sánchez Vicario -que llegaría a ser la número 1- y Conchita Martínez -cuyo mejor puesto fue el nada desdeñable número 2-. Además, sus resultados en el Abierto de Miami la sitúan en el cuarto puesto para disputar el Masters de Singapur, donde se enfrentarán las mejores raquetas del #Tenis femenino de 2015.

Todavía es pronto para saber si llegará a jugar o no en Singapur, por lo que estaremos muy pendientes de la trayectoria de Carla Suárez, que con sus logros ha vuelto a poner al tenis femenino español en el top-10 mundial, haciéndol merecedor -yo creo- de un mejor tratamiento por parte de los medios de comunicación dando mayor difusión a los eventos deportivos donde las mujeres -nuestras atletas y deportistas- sean las protagonistas.