El tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio y parece que Andoni Zubizarreta ha acabado demostrando que acertó con los fichajes del #FC Barcelona esta temporada. En su día fue el mártir que uso la directiva para apagar el fuego revolucionario de la afición que pedía la cabeza de la directiva y esta para salvarse el trasero y apagar la rabia de los aficionados culés decidió entregarles la figura del director deportivo.



Aplaudida esta media en ese tramo de temporada, Mathieu se pasaba la mitad del tiempo en la enfermería, Rakitic era suplente en el clásico y Vermaelen estaba lesionado de gravedad, mientras Luis Suarez se seguía adaptando a la disciplina culé y no metía un gol al arcoiris, mención especial para Douglas que nadie del entorno barcelonista se explicaba su fichaje cuando está absolutamente claro que no daba la talla como jugador del FC Barcelona. Bravo y Stegen estaban firmando buenas actuaciones y era lo único que se le reconocía como mérito suyo.


Y lo que parecía una medida correcta y plausible se ha convertido en una medida discutida ya que los fichajes de Andoni Zubizarreta han acabado trayendo la gloria al conjunto blaugrana al menos de momento.

Luis Suarez ha encajado perfectamente en el la delantera formando uno de los tridentes más mortíferos que se recuerdan, Mathieu de la mano de Suarez ha decidido el clásico antes el Real Madrid y ha dado los tres puntos al FC Barcelona en su visita al campo del Celta de Vigo, en cuanto a Rakitic ha dirigido con acierto absoluto la nave del mediocampo, haciendo por momentos olvidar al mito Xavi Hernandez.

Por lo tanto, aunque la gestión de Andoni Zubizarreta no ha sido la perfección absoluta hay que reconocerle el mérito de haber armado una buena plantilla para esta temporada que ha permitido al FC Barcelona ser el único equipo de la Liga BBVA vivo en las tres competiciones, lo que le lleva a optar a estas alturas de temporada al triplete.

De todos es bien sabido que el auténtico cáncer es la directiva que se agarra al cargo a pesar de ser imputados en delitos fiscales y de ser responsables de manchar la impoluta imagen del Barsa en todos sus estamentos.