¡Qué manera de sufrir, qué manera de ganar! Regresaba la épica al Vicente Calderon y después de 90 minutos en Alemania y 120 minutos en Madrid, el Bayer Leverkusen y el Atlético de Madrid dejaban los deberes para la tanda de penalties. Salió el Atlético decidido a enjugar la desventaja que traía de Leverkusen, un 1-0 que consiguió con mucho sacrificio y con diez hombres en el campo por la expulsión de Godín.

Los primeros minutos fueron intensos y de dominio atlético. Fruto de este dominio, en el minuto 26, después de una falta y tras un rechace de la defensa alemana, Mario Suárez empalmaba un derechazo que con ayuda de un defensa germano acababa en la red de la portería de Leno. La eliminatoria estaba igualada y parecía que el Atlético iba a pasar fácil.

Pero no fue así; a partir del gol, y en un acto reflejo, el Atlético se ponía a guardar la ropa y el Bayer a contener el partido y a esperar agazapado su oportunidad. El partido fue muy flojo, nada de filigranas en el campo pero, a cambio, vimos un partido muy intenso y con un gran sacrificio de los jugadores.

A los 10 minutos de la primera parte se lesionaba Moyá en los isquiotibiales y Oblak tomaba su puesto, que a la postre fue determinante en la ronda de penalties. Mandzukic también se lesionó al borde del descanso y, debido a la incertidumbre del resultado, tuvo que jugar treinta minutos más, medio renqueante, hasta que fue sustituido por Torres.

En la segunda parte el Atlético de Madrid fue algo mejor que el Bayer pero sin oportunidades claras y el partido se dirigía a la prorroga sin que nadie lo remediase. Si hubiera que destacar algún jugador atlético en los 120 minutos habría que nombrar a Giménez, Arda y Mario Suárez. Otros como Griezmann y Koke tuvieron luces y sombras, pero si alguien no tuvo su día este fue Raúl García, acabó sangrando en el mentón, no dio un pase medido y, además, falló el primer penalti de la tanda.

Lo más emocionante y lo mejor la tanda de penaltis. Empezó Raúl García que lo tiró a la grada (0-0); luego lanzaba Hakan para el equipo alemán y lo paraba Oblak (0-0); transforma Griezmann (1-0) y hacía lo mismo Rolfes (1-1). Mario Suárez magistral a la izquierda de Leno (2-1). Toprak a las nubes y ya parecía que estaba hecho (2-1), pero Koke se encontraba con Leno que se lucía con una magnífica parada (2-1).

El español de Bayer, Castro igualaba la tanda (2-2) y Torres cogía el balón para tirar el último penalti, antes de la posible muerte súbita. Magnifico el “niño” a la escuadra (3-2) y le dejaba a Kiessling la responsabilidad de empatar la tanda. Pero no, Kiessling a las nubes (3-2) y el Calderón se venía arriba.

El Atlético ha sufrido como en épocas anteriores cuando no estaba Simeone, pero el sufrimiento ha merecido la pena y el Atlético estará en el bombo de los cuartos de final de Champions junto al Real Madrid y, esperemos, que también junto al F.C. Barcelona. #Fútbol #Champions League