Los apasionados por un deporte como el surf siempre son conocidos por buscar los lugares más exclusivos, inéditos y espectaculares para coger la ola más deseada y convertir sus deseos en realidad. Playas de Hawai, Australia, el Caribe o incluso del océano Atlántico son las estampas más reconocidas por los amantes del surf extremo.

Pero la aventura de tres surfistas vascos ha llevado todo este mundo a una frontera aún desconocida no solo por el público en general, sino también por los surfistas. Y hay que ser muy valiente para afrontar tal reto. Hodei Collazo, Imanol Yeregi y Natxo González viajaron hasta Islandia para buscar olas y surfear en mares helados, con temperaturas que en ocasiones alcanzaron los 25 grados negativos.

Anuncios
Anuncios

Con la ayuda de un dron y de varias cámaras, recogen unas imágenes espectaculares rodeados de tierra volcánica, hielo y nieve, en un documental llamado Lightsurf in Iceland, dirigido por Igor Bellido y disponible en Internet. Pero no todo acaba ahí. Para plasmar su aventura de un modo aún más llamativo, pusieron unas luces luminosas en sus tablas, aparentemente de neón, que brillaban mientras hacían surf en uno de los países más fríos de Europa.

"Una de las experiencias de mi vida. Esta es la belleza de uno de los mejores lugares en los que he estado en toda mi vida", relata González en su cuenta de Instagram. No es para menos. Poder acceder a semejantes parajes, con lo complicado que a veces resulta en aquel país por el frío y las extremas condiciones meteorológicas es todo un privilegio.

Anuncios

"No fue fácil al decisión de venir a un lugar tan frío, pero es un país rodeado completamente de un entorno salvaje", señala Natxo al comienzo del documental que grabaron.

"Es uno de los mejores vídeos que he hecho seguramente", aseguraba otro de sus compañeros, Imanol Yeregi en su cuenta de la misma red social. Normal, teniendo en cuenta que será muy difícil volver a repetir una experiencia similar, porque hay pocos lugares en el mundo como este. No solo es necesario que haga frío y que sea un paisaje helado, sino tiene que tener el componente clave de las olas, básico para la práctica del surf.

Este deporte acuático es practicado por unos a modo de hobby y de una forma profesional por otros. Pero lo que les aúna a todos los fanáticos de la tabla sobre el agua es que es una forma de vida, que no tiene límites y que siempre habrá un lugar más increíble por descubrir que el anterior, más salvaje e impactante.

Son muchos los elementos que se unen para hacer del surf uno de los deportes más impresionantes que existen. Esta vez, la aventura les ha llevado a cabalgar sobre olas de hielo, congeladas. ¿La próxima? Será solo su instinto aventurero y viajero el que les lleve a surfear sobre ella.