Fue un 26 de marzo de 2005 en un amistoso aparentemente sin mayor historia ante China. Fue en Salamanca, en un estadio de El Helmántico repleto para la ocasión. La victoria del cuadro de Luis Aragonés por aquel entonces sirvió para preparar el encuentro oficial que cuatro días después jugaban en Serbia y Montenegro para la clasificación del Mundial 2006.

Pero uno de los jugadores españoles que disputó aquel encuentro contra los asiáticos nunca olvidará esa fecha. Fue el comienzo de una relación con una camiseta con la que firmó un contrato indefinido, al menos mientras se mantuviese en activo. Desde ese día, ha pasado una década en la que #Sergio Ramos se ha convertido en un fijo de la selección española, siempre que las lesiones o los contratiempos no se lo han impedido.

Anuncios
Anuncios

Para celebrar este aniversario, no podía haber elegido mejor lugar: Sevilla y el Sánchez Pizjuán. El campo y la ciudad que le vieron crecer, formarse y convertirse en futbolista de élite. Será ante los suyos, ante la afición que le vio nacer y hacerse un hueco en la élite del #Fútbol español, donde celebrará estos diez años defendiendo la elástica española.

Su primera cita internacional de gran nivel fue el Mundial de Alemania. Su primer contacto con el torneo que todo futbolista profesional le duró cuatro partidos. La posterior subcampeona del mundo, comandada por Zinedine Zidane, mandó a los españoles a casa en los octavos de final tras una fase de grupos inmaculada.

No sucedió lo mismo cuatro años después, donde con la experiencia ya testada de haber ganado la primera Eurocopa en Austria y Suiza catapultó a la mejor generación del fútbol español a ganar el Mundial de Sudáfrica.

Anuncios

En 2012, La Roja revalidó el cetro europeo, lo que convierte a Ramos en uno de los pocos jugadores que han ganado estos tres títulos con España.

Desde aquel amistoso ante China, el central hispalense ha disputado un total de 124 encuentros con la selección y aún sumará muchos más. Con casi 29 años, el de Camas estará a las órdenes de Del Bosque en la siguiente Eurocopa de Francia y probablemente en el Mundial de Rusia en 2018.

Han sido diez años muy intensos para Ramos. Temporadas de muchas emociones y de muchas situaciones y experiencias vividas. Y es esto precisamente, la gran experiencia que posee, lo que le permite entre muchas cosas seguir a un alto nivel en la élite del fútbol mundial. Este viernes tendrá la oportunidad de demostrarlo y de ofrecerlo donde empezó su viaje. Nada más y nada menos que en su Sevilla natal.