En Albacete había fútbol antes de 1940, cuando se creó el Albacete Balompié, y seguirá habiendo, pase lo que pase con la ya muerta S.A.D. Albacete Balompié, pero el fútbol en Albacete es, ha sido y será el Alba, el Albacete Balompié, pase lo que pase y se llame como se llame el equipo que siga siendo representativo de la ciudad a partir de ahora y ya juegue en Segunda A o en Tercera división.

El Alba ha sido, siempre, una entidad pobre y con muchísimas dificultades económicas, lo mismo que la ciudad y provincia a las que representa, sufridoras representantes de la pobre España interior. A pesar de ello, el Alba ha sabido siempre, orgullosamente modesto, llevar con dignidad la bandera de la honrada sociedad manchega a la que representa. Cuando Rafael Candel, el presidente del ascenso desde Segunda B a Primera del "queso mecánico", cogió las riendas del club, lo hizo de una entidad completamente arruinada, cuyos gestores anteriores habían tenido que poner su dinero y más para conseguir la no desaparición.

Anuncios
Anuncios

La suerte y el buen trabajo de los Candel, Floro y compañía hicieron, de pronto, las vacas gordas, el club subió como la espuma, deportiva y económicamente y, por mandato legal, se convirtió en S.A.D., es decir, una entidad mercantil con propietarios con responsabilidades económicas legales. Aunque en el caso del Albacete, el capital social estuvo extensamente repartido, miles de albaceteños pusieron un dinerillo para tener acciones del equipo de sus amores y nadie puso una cantidad importante para hacerse con un significativo control de la entidad. Así que, durante unas temporadas, el club tubo a gala el ser "de todos y de nadie".

Pero poco dura la alegría en casa de los pobres. Sucesivas #Crisis económicas, deportivas e institucionales pusieron a la entidad al borde de la desaparición.

Anuncios

El Ayuntamiento tuvo que acudir al rescate, poniendo dinero, luego varios empresarios de la localidad y de fuera alargaron la vida del club. Andrés Iniesta acudió al rescate "in extremis", por último, el empresario madrileño José Miguel Garrido se hizo con la propiedad de un club a punto de desaparecer.

Garrido y su consejo, además de poner dinero, han aportado una gestión seria y profesionalizada. Deportivamente, el equipo ha vuelto a la Liga Profesional al ascender a Segunda A. Socialmente, han devuelto la ilusión a una afición muchos años maltratada. Pero, cuando todo parecía encauzado, incluso con el equipo de Luis César Sampedro por fin fuera de los puesto de descenso tras meses colista, ha llegado el mazazo, esta vez sí definitivo, para la sociedad, que ha pedido la liquidación.

El Alba es el primer club de fútbol de España que ha pedido voluntariamente la liquidación. Hay otros clubes en situación similar a la del Alba, pero ha sido el Alba el primero (y, de momento, único) club que ha solicitado la liquidación.

Anuncios

El problema económico de ahora es con la Agencia Tributaria. Hacienda cambió el criterio por el que ya no se pueden aplazar las deudas por retenciones del IRPF, es un problema que afecta a todas las empresas de España, entre las futbolísitacas hay varias con concursos de acreedores, que no pueden afrontar ahora, de golpe, los pagos que tenían aplazados. En el caso del Alba se trata de más de un millón de €uros.

Liquidada la SAD, el tema ahora es qué pasará con la plaza que el equipotenga al final de temporada. Se venderá al mejor postor. ¿Tendrá opciones la sociedad albaceteña de conservar su equipo con otro nombre?. Albacete lo merece. #Liga