En una nueva noche de #Baloncesto en la NBA, los Chicago Bulls dejaron constancia de su buen estado de forma, con una brillante actuación de uno de los jugadores revelación de la liga americana, Nicola Mirotic, el cual junto con #Pau Gasol fueron los principales artífices de la victoria.

Mirotic lideró las estadísticas de su equipo con 23 puntos en 32 minutos de juego, mientras que Pau Gasol volvió a ser el jugador regular que nos está enseñando esta temporada, con 20 puntos y 10 rebotes y un nuevo doble-doble. Ya lleva esta temporada 39 dobles-dobles, todo un hito histórico. Con Mirotic a su lado, Pau puede crecer aún más y subir su nivel de juego para los Play-Offs.

Anuncios
Anuncios

Los dos jugadores fueron entrevistados tras el partido y mostraron el optimismo que reina en la plantilla a pesar de las lesiones. Mirotic descató la colaboración y lucha de todo el equipo para conseguir la victoria frente a los Wizars. Por su parte, Pau comentó que el juego en equipo y el sacrificio es lo que les hace ser competitivos y ganar partidos y que deben seguir así.

En el equipo de los Bulls también brillaron el base suplente, Aaron Brooks, que consiguió 22 puntos y el pivot francés Joakim Noah (14 puntos y 12 rebotes). Por su parte, en el equipo de Washington, inmersos en la renovación del equipo para el año que viene, destacaron sus estrellas Paul Pierce (16 puntos) y John Wall (21 puntos).

Por otro lado, los Memphis Grizzlies volvieron a caer, esta vez, frente a la Utah Jazz lo que hace que se les complique la segunda plaza de la Conferencia Oeste.

Anuncios

Marc Gasol no puedo evitar la derrota, la quinta en diez partidos.

Esto confirma que el equipo de Memphis a perdido fuelle desde el parón del All-Star, en especial en defensa. Pero a pesar de todo, los Grizzlies siguen teniendo un partido de ventaja sobre sus perseguidores, Houston Rockets. Éstos no pudieron con el equipo de los Atlanta Haws, que siguen en un gran estado de forma.

José Manuel Calderón sigue recuperándose de su lesión del tendón de Aquiles. Presenció el partido de su equipo, los New York Knicks, que recibieron una soberana paliza. Los neoyorkinos perdieron 124-86 en el Madison Square Garden contra los Kings.