En esta #Liga todo puede pasar, y lo hemos comprobado en la última jornada. El Real Madrid hace dos jornadas se encontraba cómodo en la tabla al estar situado a 4 puntos de su seguidor más cercano, el #FC Barcelona. Pero dos partidos para olvidar del equipo blanco, y unas sendas goleadas del club blaugrana han hecho que la Liga vuelva a avivarse, cambiando de líder a tan solo dos jornadas del encuentro que disputarán en el Camp Nou el Barcelona con el Madrid.

La última goleada del FC Barcelona se llevó a cabo en su propio campo frente a un Rayo Vallecano, que aunque en una primera parte luchó para intentar aguantar los ataques de los delanteros barcelonistas, no pudieron hacer mucho ya en la segunda parte, en la que estuvieron completamente desaparecidos.

Anuncios
Anuncios

El encuentro era el primero que jugaba el Barcelona por la mañana, pero esto no supuso nada, al contrario, ya que se pudo volver a ver el resurgir de su estrella Leo Messi, y su jugador revelación Luis Suárez, criticado por muchos cuando llegó a las filas del club, pero que con mucha maestría, buen juego y sobre todo goles, se está haciendo con la afición partido tras partido.

En la primera parte del partido, todo fue posible, ya que como de costumbre, el Rayo hacia lo que mejor sabía, presionar y presionar para intentar poner nervioso a su rival. El problema que tuvieron es que no se dieron cuenta que estaban jugando contra el Barcelona, uno de los equipos que más ve la puerta gracias a sus delanteros, y esta presión tan arriba, hacía que en varias ocasiones el portero se las tuviera que ver solo con los jugadores del Barcelona.

Anuncios

El primer gol del partido salió de los pies de Xavi, que gracias a la recepción de un rebote, consiguió pasársela a Luis Suárez para empezar la goleada.

A pesar de los intentos de los jugadores del Rayo, que buscaban la contra rápida, no conseguían dar con la fórmula para llegar y marcar en la portería del Barcelona.

El comienzo de la segunda parte fue desastrosa para el Rayo, que a los 3 minutos de juego, Piqué aprovechó un rechace para marcar con total tranquilidad el 2 a 0.

Después de esto, los goles fueron cayendo uno tras otro hasta los seis, incluyendo los tres goles de Messi, uno de ellos de Penalti, poniendo punto y final a uno de sus debilidades en esta temporada.

De nada sirvió el gol prácticamente al final del encuentro de Penalti de Bueno, pues todo estaba sentenciado para ellos.

El Barcelona se llevó los tres puntos, se convirtió en líder de la Liga, y Leo Messi igualó en número de goles a Cristiano.