La polémica está servida en la capital hispalense ante lo ocurrido durante el encuentro futbolístico entre el Real Betis y el Girona. El desencadenante han sido unas imágenes de la zona del estadio Benito Villamarín en la que habitualmente se ubican el grupo de seguidores 'Supporters Gol Sur 1986'. En dichas imágenes aparecen, supuestamente, aficionados del Betis entonando un lamentable cántico que insultaba a la ex pareja del jugador verdiblanco Rubén Castro y haciendo apología del machismo y del maltrato. Castro está actualmente acusado por más de cuatro delitos de maltrato y ha rehecho su vida sentimental.

"¡Rubén Castro, alé, Rubén Castro, alé, no fue tu culpa, era una p**a, hiciste bien!"

Muchos ya se han pronunciado al respecto, como la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, quien reclamó una actuación fulminante en contra de estas actitudes.

Anuncios
Anuncios

"No pueden entrar en los campos de #Fútbol aquellos que se van a esconder entre la multitud para manifestarse en favor de la violencia". Por supuesto, el presidente del club, Juan Carlos Ollero, también se ha referido a este suceso insistiendo en el rechazo contundente hacia estas actitudes, que definió como"repugnantes".

Por su parte, el grupo radical de 'Supporters Gol Sur', ha querido mostrar su rechazo y desmarcarse de las acciones a través de un comunicado oficial. "Si hemos cometido un error no identificando a las personas que han cantado un cántico a favor de la violencia, pedimos disculpas y asimilamos cualquier medida que se tome contra nosotros". La Ley Contra la Violencia en el Deporte contempla multas individuales que pueden ascender hasta los 650.000 euros en las infracciones calificadas como muy graves y 60.000 euros en el caso de las graves.

Anuncios

El pasado 25 de febrero, el Comité Nacional Antiviolencia, propuso el cierre parcial de la Grada Sur del Benito Villamarín. Sería la primera vez que una medida así se aplica en España. Además, la documentación sobre el caso se ha trasladado a la Fiscalía, que ha abierto investigación para determinar posibles responsabilidades penales.

Una prueba de dudosa fiabilidad

El conjunto de aficionados verdiblancos, encabezados por el presidente del club, no dudan en mostrar su absoluta contrariedad ante la sanción del cierre parcial del estadio, alegando que el vídeo no puede considerarse como prueba principal ya que está trucado. Dicha grabación, que a las pocas horas de salir a la luz desapareció del servidor de YouTube, contiene varios errores que no concuerdan con la versión que pretende dar.

En primer lugar, muestra imágenes de la grada Sur ondeando sus banderas mientras canta el himno del club, momento que se comprueba ya que aparece el videomarcador encima de la tribuna con la letra en su pantalla.

Anuncios

En segundo lugar, el audio que se escucha en la grabación tiene un volumen alto y diferente al que se recoge desde la ubicación en la que está grabado el vídeo, dando la sensación de que es tan alto que puede escucharse en todo el estadio, hecho descartado por varios aficionados presentes en el estadio.

Tanto el club como la Policía, trabajan en la investigación de los posibles implicados, sin embargo, se afanan en su lucha en defensa del buen nombre de la afición. Además, tachan de injusta la sanción propuesta y piden mayor equidad, tal y como afirma en su comparecencia Juan Carlos Ollero, quien asegura que "cualquiera puede recoger de las hemerotecas o Internet comportamientos de mucha mayor gravedad que estén sin sanción alguna". #Violencia de género