Victoria vital del conjunto de Abel, que durante todo el encuentro fue muy superior al Málaga de Javi Gracia. Las victorias de Levante y Elche dejaban al Granada en un situación muy delicada en caso de no conseguir los tres puntos. El Granada corrió, luchó y presionó como nunca e hizo honor a su lema "luchar para ganar".

La primera parte nos mostró a un Granada que ejerció una intensa presión en campo rival, con mucha presencia en el área y con el 60 % de la posesión. Kameni fue el hombre más destacado del conjunto malacitano. En el primer periodo mantuvo su portería a cero gracias a dos paradones, uno tras una gran volea de Javi Márquez y otro después de un remate de Robert Ibáñez que desvió Miguel Torres.

Anuncios
Anuncios

Por su parte Oier Olazábal no tuvo que intervenir en ninguna ocasión durante la primera mitad ya que el Málaga se mostró inoperativo en ataque. Con 0-0 se llegaba al descanso, un resultado que no le valía de nada al conjunto nazarí.

Tras el paso por vestuarios, el partido siguió con la misma tónica de la primera mitad, pese a que a los cinco minutos el Málaga estuviera a punto de adelantarse tras una fallo garrafal de Oier que regaló un balón a Juanmi tras fallar en el despeje con su pierna derecha, esa fue la única ocasión de los "boquerones" en todo el partido. Después del susto, volvió el dominio del Granada en todos los aspectos del juego, hasta que en el minuto 57 Camacho desvía un remate de Rubén Pérez tras centro de Robert Ibáñez y descoloca a Kameni, que esta vez no pudo hacer nada para evitar el gol.

Anuncios

Se adelantaba, así, el conjunto granadino, que pudo aumentar su renta con dos ocasiones clarisimas de Dimitri Foulquier, que sustituyó a Robert Ibánez, y de Jhon Córdoba, que entró por Youseff El-Arabi. Fran Rico tuvo una más antes de la conclusión, pero Kameni volvió a lucirse.

Gran partido de Murillo en su regreso

Otra de las grandes noticias para la afición "granadinista", fue el regreso de Jeison Murillo, que no disputaba un encuentro desde el pasado 14 de diciembre ante el Espanyol. El internacional colombiano realizó un partido extraordinario junto a su compañero en la zaga Babín, ambos se mostraron muy rápidos, seguros en el juego aéreo y se anticiparon siempre a los delanteros rivales.

Granada vuelve a creer en la salvación

El partido ante el Málaga venía marcado en el calendario como una cita fundamental en la lucha por la permanencia. Los tres puntos le sirven, al conjunto granadino, para seguir luchando por seguir en primera. El próximo sábado visitan Vallecas para enfrentarse a un rival directo, el Rayo Vallecano, en lo que será un partido de alta tensión. #Liga #Fútbol