El Fútbol Club Barcelona se ha impuesto al conjunto dirigido por Carlo Ancelotti por un resultado de 2-1, en un partido en el que hubo muchísima intensidad y alguna que otra polémica.

El partido empezó con la afición barcelonesa entregada, cantando el himno a capella y con un mosaico en el que aparecía una camiseta con el dorsal número 12, haciendo referencia a que la afición era el jugador número 12 de este partido.

Una vez pitó Mateu Lahoz el comienzo del partido, ambos equipos empezaron a tantearse, con un pequeño dominio del Barcelona sobre el #Real Madrid, pero siendo el Real Madrid quien diese un larguero por mediación de Cristiano Ronaldo.

Anuncios
Anuncios

Aunque el gol no tardó en llegar.

En el minuto 18 de la primera parte, una falta lateral sacada por Messi encontró la cabeza de Mathieu, fusilando a Iker Casillas y dando la victoria momentánea a su equipo. El conjunto dirigido por Luis Enrique tuvo más ocasiones, la más clara, un tiro completamente solo que realizo Neymar en el área chica que envió al cuerpo de Casillas.

Y la reacción del conjunto merengue no tardó en aparecer. Justo después de la acción de Neymar, una contra de libro liderada por Modric que pasó a Karim Benzema para que el francés asistiera con un taconazo espectacular a Cristiano Ronaldo, quien anotó el gol y hizo gestos de tranquilidad a la afición catalana.

Y comenzó el dominio del Real Madrid ante un Barcelona totalmente roto. Gareth Bale marcó un gol fuera de juego, posteriormente anulado.

Anuncios

El mismo Gareth Bale remató fuera un balón que se encontró en el área chica en un saque de corner. Poco más se vió de la primera parte, salvo una genialidad de Marcelo deshaciéndose de sus rivales.

En el principio de la segunda parte no cambió mucho el panorama. Dominio y llegadas constantes del Real Madrid que acosaba la portería de Claudio Bravo. Y cuando mejor estaba el Real Madrid, llegó el gol del #Fútbol Club Barcelona. Un balón largo hacia Luis Suarez fue suficiente para que éste se deshiciese de la defensa merengue y engañar a Iker Casillas para anotar el 2-1 y dejar al Real Madrid totalmente roto.

El Fútbol Club Barcelona llegó con muchísima claridad al área rival con todos los defensores condicionados por tarjetas amarillas y con un Real Madrid caído. Messi, Suarez y Neymar lo intentaron una y otra vez pero no tuvieron suerte, mientras que el conjunto de Ancelotti estaba fundido físicamente y apenas conectaban tres pases seguidos.

El Clásico se calentó por momentos y hubo jugadas para la polémica, pero eso ya da igual. El Fútbol Club Barcelona se pone 4 puntos por delante del Real Madrid en la clasificación de la Liga BBVA y puede ser definitiva. #FC Barcelona