La pasada noche se confirmaba la baja definitiva de Dwyane Wade del partido de las estrellas que enfrentará a los mejores jugadores de las conferencias este y oeste de la NBA en el Madison Square Garden de Nueva York. El escolta de los Heat, que sufre una lesión en su pierna derecha, se une así a la preocupante y larga lista de bajas por lesión para el gran partido y será sustituido por Kyle Korver, el escolta titular de los Hawks de Atlanta, que participará además en el concurso de triples de la madrugada del sábado.

Pero lo preocupante es que a estas alturas, cuando todavía no se han disputado dos terceras partes de la temporada regular, el número de lesionados en la #Liga sea tan alto.

Anuncios
Anuncios

Esto se refleja a la perfección en las plantillas del “All-Star Game”, el evento más masivo en términos de espectadores del #Baloncesto mundial. De este modo podemos encontrar una larga lista de jugadores que no disputarán el encuentro a pesar de haber sido elegidos como titulares por el público o como suplentes por los entrenadores.

En esa fatídica lista, además del mencionado Wade aparecen Kobe Bryant (lesión muscular en el hombro derecho) y Blake Griffin (infección en el codo) sustituidos por DeMarcus Cousins (Sacramento Kings) y Damian Lillard (Portland Trail Blazers) respectivamente. Asimismo, durante las últimas horas se ha puesto también en duda la participación de Carmelo Anthony, estrella de los Knicks de Nueva York (en cuyo pabellón se jugará el partido) con problemas de rodilla y de Anthony Davis, líder de los Pelicans de Nueva Orleans con un esguince en el hombro, aunque parece que finalmente los dos se recuperarán a tiempo para el choque estelar.

Anuncios

Ante el gran número de lesiones que se han producido últimamente en la liga, el comisionado de la NBA Adam Silver ha tomado ya medidas al respecto, como la de dar tres días de descanso después del fin de semana de las estrellas y ha propuesto empezar antes la temporada para evitar así tantos partidos “back-to-back” (en días consecutivos), e incluso reducir el número de partidos (82 ahora mismo) que disputa cada equipo en la temporada regular.