A nadie le gusta pelear delante de su madre. Esta filosofía ha adoptado un club de la Primera División brasileña, el Sport Club do Recife, para calmar la ola de violencia en el deporte que sufre Brasil. El Sport se disponía a enfrentarse al Náutico, un famoso clásico del #Fútbol brasileño (tercer derbi más antiguo de la historia del país), y para prevenir cualquier tipo de incidente, la directiva del club decidió contratar a 30 madres de sus aficionados. Fueron entrenadas adecuadamente y colocadas en lugares estratégicos dentro del estadio. La sorpresa de algunos de los hinchas más radicales no solo fue encontrarse a su progenitora en el estadio, sino que ésta estuviera portando un chaleco que la identificaba como agente de seguridad.

Anuncios
Anuncios

La original campaña del Sport, en colaboración con la agencia publicitaria Ogilvy, tuvo un tremendo éxito. Durante el partido del domingo frente al Náutico, se anunciaron en las pantallas del estadio la presencia de las "Madres de la Seguridad". En palabras del vicepresidente de Ogilvy, el objetivo era "Concienciar a los más fanáticos para traer la paz a los estadios. A la hora de la verdad, nadie quiere luchar delante de su madre".

Al finalizar el encuentro, el club anunció que no se había tenido que expulsar a ningún aficionado del estadio, y no se habían producido incidentes graves. Una jornada redonda para el Sport, que además ganó el partido por 1-0.

Generalmente, cuando los asuntos extradeportivos priman sobre lo que sucede en el campo, encierran malas noticias.

Anuncios

Esta vez, el Sport ha conseguido invertir los papeles. Tras conocer el éxito de la medida, otros clubes podrían adoptarla en un futuro cercano.

La violencia en el fútbol ha sido reciente protagonista en España, pero el problema existe más allá de nuestras fronteras: Hemos visto casos cercanos en Brasil, Italia y Egipto. La medida llevada a cabo por el Sport no es la primera con el objetivo de erradicar la violencia de los campos de fútbol, pero sí la más original y creativa.