El #Real Madrid está de capa caída. En diciembre este equipo maravillaba con su juego ganando el mundialito de clubes, líder en la #Liga con un partido menos y con el vestuario comprometido con su entrenador, Ancelotti.

Tras la derrota en el Vicente Calderón por 4-0 este sábado, el equipo sigue ofreciendo una pésima imagen desde que perdió la eliminatoria de la Copa del Rey contra el mismo rival, el Atlético de Madrid. Y ahora con el Barcelona a un sólo punto, a pesar de la imputación de su presidente Bartomeu con el fichaje de Neymar, la tensa relación entre Messi y Luis Enrique aparentemente superada y la sensación de que el Barcelona tiene aún margen de mejora en su juego.

Anuncios
Anuncios

Esa misma noche, #Cristiano Ronaldo, celebró su treinta cumpleaños hasta altas horas de la madrugada acompañado de más jugadores de la plantilla blanca, incluso con la presencia del segundo entrenador Fernando Hierro, con la torpeza de llevar cámaras al local, y aún peor: los propios jugadores colgaron en las redes sociales fotos del evento. (¿En qué estaban pensando? Como dice el refrán: "lo que haga tu mano izquierda, que no lo sepa tu derecha").

El cabreo de los madridistas está siendo monumental. Y es que cuando las cosas van bien, estas celebraciones se califican como normales en jóvenes que hacen piña dentro y fuera del campo.

No ha habido ningún incumplimiento de los jugadores al reglamento interno del Real Madrid, ya que el cumpleaños de Ronaldo fue el pasado 5 de febrero y él preparó su fiesta después del partido sin entrenamientos previstos para el día siguiente con la contratación del cantante colombiano Kevin Roldan y la cena en IN Zalacaín.

Anuncios

Lo cierto que ahora se culpabiliza al entrenador, Carlo Ancelotti, de no manejar con mano dura al equipo y ser demasiado permisivo con sus jugadores (como lo fue Vicente del Bosque en su día).

Resumiendo, todos los equipos a lo largo de la temporada sufren altibajos en su rendimiento, tanto físico como de resultados. Ahora le toca al Madrid remontar lo antes posible este bache, ya que sus rivales más directos, Barcelona y Atlético, parecen estar un punto mejor que el Madrid. Suerte que no han llegado los cruces de la liga de campeones si no el enésimo proyecto megalómano de Florentino Pérez estaría defenestrado.