Se nos está haciendo el morro muy fino con el deporte español. Hemos sido campeones de todo en prácticamente todos los deportes imaginables y a estas alturas un segundo puesto no da para una portada del periódico.

Por esa razón quizá no se dé la importancia que a mi juicio merece lo que vimos el domingo pasado en el Madison Square Garden de Nueva York, donde se celebró el mítico partido de las estrellas, el All Star Game de la NBA.

Parece que fue ayer (no lo fue, han pasado más de veinte años, ese tiempo ha costado) cuando veíamos a las estrellas del #Baloncesto americano hacer cosas que en el baloncesto europeo eran impensables.

Anuncios
Anuncios

Aquellos Michael Jordan, Magic Johnson, Abdul Jabbar, Larry Bird y compañía parecían de otro planeta. Para los jóvenes de entonces el fin de semana de las estrellas conllevaba ya dos citas obligadas. La primera frente al televisor la madrugada del domingo, de la mano del gran Ramón Trecet, y la segunda, el martes siguiente en los kioscos en busca de las revistas especializadas como Gigantes, único medio de conseguir las congeladas imágenes de aquellos ídolos tan lejanos.

Por aquel entonces nadie hubiera adivinado lo que los españolitos íbamos a presenciar en el All Star Game 2015.

Por primera vez en la dilatada historia de este fin de semana de las estrellas, que cumplía su 64ª edición, dos hermanos jugaban este partido, uno en cada conferencia, y ambos como titulares. Y esos dos hermanos son españoles.

Anuncios

Pau y Marc Gasol nos regalaron, además, la primera imagen del partido al protagonizar el salto inicial. Una imagen para la historia del baloncesto español.

Hay que recordar que el quinteto titular de este partido es elegido por los fans, mediante llamadas telefónicas y las redes sociales. Los Gasol, estrellas ya consagradas en la NBA, tenían prácticamente asegurada su participación, pero las lesiones de algunos jugadores fijos la certificaron.

La participación de los hermanos Gasol no se quedó en el salto, por supuesto. Ambos machacaron la canasta contraria sumándose al espectáculo que fue el partido y poniendo en pie a un abarrotado Madison Square Garden.

Ganó la conferencia Oeste, ganó Marc, 163-158, aunque los números del partido sea lo de menos, Pau acabó con 10 puntos y 12 rebotes y Marc con 6 puntos y 10 rebotes, ambos con unos 25 minutos en cancha.

El salto inicial, por cierto, lo ganó el hermano mayor, Pau, iniciando la primera jugada del partido que terminó LeBron James con un gran mate, abriendo el fuego de un partido que fue, por supuesto, todo un espectáculo.

¿Qué nos queda por ver de estos dos gigantes del baloncesto? Los Gasol nos adelantaron su próximo reto. Enfrentarse en las finales de la NBA. No lo descarten. #Pau Gasol