Luis Suárez volvía a uno de los campos en los que sabe lo que es marcar en sus años de Premier League. El punta no acusó la presión ni los pitos de la afición citizen y demostró ser uno de los mejores nueves del planeta.

El partido estuvo dividido como el tiempo: en dos mitades. La primera fue de claro dominio del Barça con protagonismo para Luis Suárez y la segunda parte fue para el City.

Comenzaba el partido con puntualidad inglesa. La igualdad primaba en el primer cuarto de hora. Tiempo que necesitó Suárez para crear dos ocasiones: la primera tras un error de Fernando en el centro del campo que erró el ariete delante de Hart, y la segunda que transformó en el primer gol del encuentro.

Anuncios
Anuncios

Pero el uruguayo siguió entonado y diez minutos más tarde tuvo otra ocasión más para ampliar el marcador y dejar la eliminatoria prácticamente sentenciada. Gol que llegaría cinco minutos más tarde en una jugada de combinación del Barça en la que Messi pasaría el balón a la izquierda para que Jordi Alba pusiera la asistencia a un Luis Suárez que llegó desde atrás para hacer el segundo.

Respecto al City, la fluidez del balón entre el centro del campo y la delantera entró una vez pasado el ecuador de la primera mitad. Antes ya habían avisado con un lanzamiento de falta de Milner. Tras los goles pareció que los jugadores de Pellegrini empezaron a espabilar y tuvieron un par de ocasiones en las botas de Agüero, una de ellas se fue fuera y la otra la detuvo Ter Stegen. Aún tuvo una ocasión más el Barça antes del descanso ya que Dani Alves envió un balón al larguero.

Anuncios

En la segunda mitrad se cambiaron los papeles protagonistas y los jugadores del City saltaron con otra mentalidad al césped del Etihad para intentar engancharse a la eliminatoria con, al menos, un gol. Los de Pellegrini crearon tres ocasiones en apenas dos minutos pero ninguna de ellas fue transformada en gol por ‘Kun’ Agüero.

El City quería meter más intensidad y robo de balón en el mediocampo. Para ello el técnico chileno de los ingleses optó por la entrada de Fernandinho por Nasri y la de Bony por Dzeko en la delantera. El gol llegó mediada la segunda parte tras una jugada en la que Silva dejó sutilmente el balón con un golpeo de tacón para que el ‘Kun’ lograra el tanto. El partido ganó en intensidad tanto que Clichy fue expulsado por doble amonestación amarilla y Pellegrini se vio obligado a sustituir a Silva por Sagna para proteger en defensa.

Luis Enrique demostró que el resultado le valía y lo quiso proteger con la entrada de Mathieu por Rakitic y de Adriano por Dani Alves. Ademas, el prepador asturiano quiso dar minutos en ataque a Pedro que sustituyó a Neymar. En los minutos finales Messi vio como le anulaban un gol y fallaba un penalty en el descuento.

Con este resultado el Barça pone un pie en cuartos de final y podrá disputar los 90 minutos restante con tranquilidad el próximo 18 de marzo. #Champions League