Francisco Román Alarcón, más conocido simplemente como "Isco", no se cansa y no deja de superarse a sí mismo y a todo aquél que le rodee por muy buen futbolista sea. Y esto lo demuestra él mismo partido tras partido. El Real Madrid, campeón de Europa (y más aún teniendo en su haber el récord de 10 Copas de Europa), finalizó un 2014 de ensueño en lo más alto y en su mejor momento, siendo temido por cualquiera que se le pusiera por delante.

Sin embargo, ha llegado el año 2015 y las cosas han cambiado, percibiéndose un equipo visiblemente cansado y no demasiado concentrado. Un claro ejemplo es el del inigualable Cristiano Ronaldo, que no se encuentra en un buen momento, probablemente debido a una mezcla entre su gran desgaste físico (motivado por exigirse demasiado a sí mismo, demostrando su indudable compromiso con el club y los madridistas) y a su reciente ruptura con la modelo rusa Irina Shayk.

Anuncios
Anuncios

El Bernabéu se muestra descontento con este #Real Madrid, pero esto no implica que se olviden de elogiar y recibir con aplausos a la gran estrella del momento: Isco, que se ha ganado el corazón de todos los madridistas y amantes del #Fútbol con sus espectaculares intervenciones, pases de gol y, por supuesto, goles. El joven futbolista malagueño, de tan solo 22 años, demuestra partido tras partido su compromiso con el club cuyos colores defiende y con los aficionados del mismo. Resulta imposible hacer una mala o, incluso, regular valoración de él al término de un encuentro; el jugador es noticia para reconocer su impecable trabajo.

Y es que Isco, tras triunfar con "su" Málaga, llegó a un Madrid en el que no conseguía hacerse un hueco debido a la enorme competencia que existe en el centro del campo.

Anuncios

Hace un año justamente, Isco se encontraba en horas bajas en el equipo merengue. Tuvo la oportunidad de jugar durante parte de la segunda mitad de la final de la Champions frente al Atlético de Madrid en Lisboa el pasado 24 de mayo de 2014, aportándole frescura y calidad a un equipo que no se encontraba con el gol y que acabó triunfando en un día histórico para el mundo del deporte.

Entonces, llegó el verano y, con él, la salida de Di María, lo que suponía nuevas puertas abiertas para que Isco pudiera demostrar todo lo que él vale... Pero, por otro lado, aterrizó James en Madrid, lo que provocó que estas expectativas se vieras eclipsadas, pues el once estaría formado por este nuevo fichaje, Modric y James en el centro del campo, y con Benzema, Cristiano Ronaldo y Bale arriba.

Sin embargo, llegaron en otoño las temidas lesiones, lo que supuso una gran oportunidad para un Isco que hoy se presenta como titular indiscutible. Su continuidad y su calidad son indiscutibles, y en estos momentos es el único jugador madridista que se mantiene en un altísimo nivel. ¡Que durante muchos años más siga deleitándonos con su juego!