Érase una tarde noche de Liga de Campeones en Manchester en la que el Barcelona dio un golpe de autoridad. El recital del conjunto azulgrana, especialmente en la primera mitad, fue escandaloso y destapó sin pudor las vergüenzas del City, cuya capacidad competitiva en Europa volvió a quedar en entredicho.

Por encima de todos, con permiso de Luis Suárez, resplandeció un Leo Messi al que personalmente no le recuerdo un partido tan apoteósico a nivel individual. Una actuación que unos pocos amargados (porque no tienen otro nombre) pretenden oscurecer por lo que sucedió justo al borde del pitido final: el dichoso penalti.

Dichoso penalti porque no imaginaba que un lanzamiento desde los 11 metros pudiese mermar semejante espectáculo.

Anuncios
Anuncios

El resultado final fue excelente para el Barcelona y el partido de Messi fue excelso al margen de que el argentino errara el penalti. Un pastel al que únicamente le faltó la guinda aunque algunos lo quieran ver como al que se le cuela un chorrito de laxante en la sopa.

Dichoso penalti porque el que debió sonreir pletóricamente se marchó cabizbajo. Hay que inventar calificativos nuevos para denominar lo que hizo Messi en el Etihad. Al menos, lo que hizo hasta el minuto 93.

Ese momento fatídico propició que Messi pasara del idilio absoluto a no querer dirigirle la palabra ni a su subconsciente. Toda una lección de pases, visión de juego y regates imposibles desplazada por muchos a un segundo plano después de que Joe Hart pusiera algo de picante para la vuelta.

Dichoso penalti porque los medios también se han apuntado a la fiesta. Que si es el penalti número 13 que falla Messi, que si para parárselos los porteros deben lanzarse a la izquierda, que si es su talón de Aquiles... Toda una recopilación de noticias acerca del lanzamiento de penalti y ni un sólo artículo en alusión a su memorable partido, oiga.

Total, no procede nada, ¿verdad? El penalti de Messi también ha sido objeto de burla de los memes, quienes han expuesto que el argentino debería recibir lecciones de Cristiano Ronaldo. Si nos ponemos a analizar lo que puede enseñar Messi...

El fútbol es deporte y, como todo en la vida, suscita multitud de pareceres en función de los colores de la camiseta que uno viste.

Anuncios

Eso es lo que lo hace tan precioso, pero el problema se avecina cuando nuestro orgullo imposibilita rendirnos ante las hazañas de quienes defienden un escudo diferente. Yo me incluyo por supuesto, pero si hay alguien en este planeta que no permite dudar, ese es Leo Messi. #Champions League #Lionel Messi #Deportes Barcelona