Hoy a las 18:00 se jugaba en el Bernabéu el partido liguero entre el #Real Madrid y el Deportivo de la Coruña. Era un partido vital para los blancos por una razón muy importante: recuperar la confianza de la afición, avergonzada y enfadada tras el derbi, por un mal partido y la mala imagen que dieron los jugadores ante un Atlético de Madrid que les "pasó por encima" de todas las formas.

En la primera parte el Deportivo empezó fuerte y puso en problemas a los de Ancelotti. El Real Madrid empezó a sentirse más cómodo según iban pasando los minutos y en el minuto 22 vino el primer gol, un buen disparo con rosca de Isco dentro del área.

Anuncios
Anuncios

El partido se fue al descanso con 1-0, y podían haber sido más goles si hubieran entrado los disparos potentes de Cristiano y Bale que impactaron contra el larguero.

En la segunda parte empezó el Deportivo a atacar y tuvo varias ocasiones de gol que desaprovecharon sin acierto. El partido estaba reñido, el Real Madrid no conseguía aumentar el resultado y el Deportivo seguía luchando. Fue en el minuto 72 cuando Benzema aumentaba la ventaja a pase de Cristiano.

Cabe destacar que el público del Bernabéu pitó a Ancelotti, Casillas, Bale y Benzema. Aún siguen molestos con el equipo tras su actuación en el derbi, pero la afición se mostró más dura con los mencionados anteriormente.

En cuanto Cristiano Ronaldo, sigue sin mejorar. El tres veces balón de oro sigue sin estar al cien por cien físicamente y lo muestra en el campo.

Anuncios

Entre el físico y sus problemas ajenos al fútbol no está centrado, pero poco a poco todo pasará y mejorará, y será entonces cuando veamos al mejor Cristiano en todos los campos de fútbol.

También tiene importancia el debut del brasileño Lucas Silva ,que sustituyó a Illarramendi a 20 minutos del final del partido. No tuvo muchas oportunidades de lucirse pero se le vio motivado y con fuerza.

En definitiva, el Real Madrid sigue líder en La #Liga y ahora tendrán que pensar en el próximo partido de Champions ante el Schalke. Será ahí donde los jugadores y Ancelotti podrán conseguir reconciliarse totalmente con su afición.