Gayá, de nuevo el joven lateral y extremo, ayer de carrilero, saboreó el gol con una fantástica pegada con la pierna derecha, a pesar que es zurdo, después de un gran regate y centro de Cancelo y un propio recorte espectacular del valenciano antes de batir a Pau López, tercer portero del R.C.D. Espanyol que ayer se lució en distintas ocasiones. Christian Stuani fue capaz de aprovechar un gran pase al hueco de un maestro como es Sergio García y zafarse de Nicolás Otamendi, ya reconocido como "Otakáiser" en Valencia, que en esta acción se pasó de frenada entrando a tapar el gol antes de tiempo y carecía de ayudas en caso de su superación, y superó a Yoel, que pese a haber tenido algún momento inicial en que no transmitía mucha confianza, estaba completando un gran partido con bonitas paradas.

Anuncios
Anuncios

A pesar de que hubo un gran vacío en cuanto a juego desde el primer cuarto de hora hasta el final del partido, la guinda que ofreció el desempate a favor de los de Nuno fue un penalti que le hizo el joven portero catalán periquito Pau a Paco Alcácer impidiendo con las piernas que llegara al balón que lo había superado. Lo transformó con muchísima tranquilidad el "Tiburón" para poner el punto final a un difuso partido a cuatro minutos de que terminara el tiempo reglamentario.

Los "taronja" jugaban en casa y querían demostrar que ganar al Real Madrid no fue algo puntual que dependiera de mucho esfuerzo y ganas en un momento dado y efervescencia posterior de la robustez y el empeño demostrado. El primer cuarto de hora de partido el #Valencia C.F. mordía y dominaba, jugando con tranquilidad en campo "periquito" hasta que llegó el primer gol en lo que parecía que iba a ser una bonita noche para el valencianismo e iba a prolongar la euforia del pasado domingo.

Anuncios

Esto no fue así, ya que fue a partir del mismo gol que el Valencia perdió dominio y parecía no tener interés ni mando para recuperarlo.

El club catalán empezó a merecer el gol y a principios de la segunda parte, Stuani cumplió ante un bien posicionado Yoel. Lejos de buscar el volver a marcar, necesario jugando en casa, los jugadores del equipo del Turia parecían no estar a gusto con el balón en los pies. Finalmente aprovecharon el penalti para llegar con ventaja al Power8 Stadium pero, lejos de convencer a pesar de que los jugadores culpaban de lo ocurrido al cansancio contra el Madrid, ni el mismo Nuno se mostró satisfecho con lo obtenido.