Luis Enrique, entrenador del #Fútbol Club Barcelona, quiso expedientar a Messi por no acudir al entrenamiento abierto al público del otro día, debido a que éste dijo que tenía gastroenteritis y como ha sido algo tan corto, el entrenador del Barcelona no se lo ha creído, por eso quería abrir un expediente pero los capitanes del equipo se lo impidieron, ya que eso podía no ayudar a la marcha del equipo al ser Messi un jugador de talla mundial y que si se le castigaba éste no iba a dar todo por el Barça, pero, ¿es esto algo normal?

Llamarse Messi es un privilegio en el Barcelona y puede ser justificada sus ausencias por ser el jugador que es y que los capitanes del Barcelona tengan que parar los pies del entrenador para que no se le ponga una sanción disciplinaria por miedo a una posible mala actitud de este jugador, lo que hace pensar que en el Barcelona el entrenador es el que menos vale en la plantilla y no tiene ni voz ni voto y eso hace pensar que el Barcelona no tiene un dueño claro.

Anuncios
Anuncios

Bartomeu tiene que ser, como presidente que es, el que ponga cartas sobre el asunto, preocuparse más por la zona deportiva y reunir a los jugadores y decirles las cosas como son, que no haya tantos privilegios, que luego el que se lleva los pitos y la culpa es Luis Enrique, primero porque pierden un partido fundamental para intentar ganar la liga y, claro, deja en el banquillo a sus estrellas, que por cierto llegaron dos días antes del partido de sus vacaciones, algo inusual, pero como el club les dio permiso y ahora los capitanes le dicen al entrenador que no expediente a Messi por no ir a un entrenamiento sin entender que todos deberían de tener los mismos privilegios o es menos Montoya que Messi, o Iniesta que Neymar.

Esperamos que ese poder de los jugadores estrellas en los equipos empiecen a cambiar y que sean considerados estrellas pero a la vez personas igual que los demás, y si hay que poner una sanción disciplinaria se la pongan igual que a los demás, ya que si hablamos de respeto este tiene que ser primero en casa para luego practicar esta palabra fuera.

Anuncios

Así que desde aquí pedir que el que mande sea el entrenador y no los jugadores.