Ya sucedió en el partido de Mestalla y ayer, volvió a ocurrir en el Santiago Bernabeu, donde el jugador de Gales, no dio el pase de la muerte a Cristiano, y falló el cara a cara ante el portero. De los labios del portugués se pudo entender que dijo: "La madre que lo parió".

En la última semana, dos veces ha pasado lo mismo, además en jugadas similares, aunque la del partido ante el Espanyol, no fue determinante, en Mestalla si que lo fue, y pudieron perder el partido por el egoísmo de Gareth Bale, que no asistió a Benzemá o al mismo Cristiano en una jugada que hubiera puesto el 1-2 a los merengues, que al final terminaron perdiendo el partido por 2-1 en Mestalla.

Anuncios
Anuncios

Dos jugadas similares y con el mismo final, Gareth Bale recibía un balón largo en profundidad, lograba controlar y encarar al portero y no acertó de cara a portería, y tampoco levanto la cabeza para ver la llegada del actual máximo goleador de primera división, que acabo el partido sin marcar en la victoria del #Real Madrid por 3-0 ante el Espanyol de Barcelona.

El enfado del portugués va en aumento, siempre quiere marcar gol y cuando estaba mejor situado que su compañero para empujar el balón en la red, el galés no dio el pase y el Bernabeu, apoyó a Cristiano en todo momento, y no solo eso, sino que hubieron silbidos en el Bernabeu a Gareth Bale cuando este tocaba el balón.

Es verdad que en esas dos jugadas que analizamos, Gareth Bale, peca de avaricioso, al no dar el balón a su compañero, pero también es verdad que el jugador portugués no se puede quejar por avaricia, ya que siempre lanza todos los penaltis y tiros libres peligrosos en el partido.

Anuncios

Pero también hay que ver la otra parte de la relación, cuando en el primer tiempo, Gareth Bale lanza un pase magistral, cambiando la orientación del juego, que le viene de perlas a Cristiano para hacer una asistencia a James para poner el 1-0, y luego, el portugués cede el lanzamiento de la falta al galés, para que este, la ponga en la misma escuadra y aumentar la diferencia en el marcador.

Buen rollo o mal rollo, la realidad es que el Real Madrid ganó su partido y sigue líder en la liga, mañana se entregará el balón de oro, donde Cristiano es uno de los candidatos a recibir el galardón y posiblemente este mal rollo se termine olvidando, pero es verdad, que cuando hay muchas estrellas juntas, surjan estas discusiones, ya que el precio de fichaje de ambos es entorno a los 100 millones de euros y los dos quieren tener galones y poder decidir si finalizar o no la jugada.  #Fútbol #Cristiano Ronaldo