Andan revueltas las aguas en Can Barcelona, desde hace unos días se venía hablando de un posible adelanto electoral y la cosa se ha confirmado.

El club se encuentra inmerso en una delicada situación tanto deportiva como institucional. A la crisis deportiva,en la cual los resultados no acaban de acompañar al juego que sigue siendo bueno, se ha sumado el ya conocido enfrentamiento entre Luis Enrique y Leonel Messi, que está empezando a comportarse como el niño rebelde que siempre quiso ser. El distanciamiento es tal, que los compañeros están tratando de mediar y de arreglar la papeleta, pero no es tan fácil porque ambos protagonistas tienen un carácter fuerte y de momento ninguno da el brazo a torcer porque sería signo de debilidad, y no se lo pueden permitir.

Anuncios
Anuncios

Están jugando ambos con la ilusión de una afición, que por otra parte, está dividida, unos con el jugador que tanto ha dado, pero mucha con el míster que es el encargado de poner la maquinaria para que el equipo carbure y funcione de manera perfecta. Los desplantes son importantes, como el día que el futbolista no fue a entrenar, siendo éste el día 5 con las puertas abiertas para el público, en especial para los niños que le adoran, y él alegó una gastroenteritis que muchos dudan.

Luego el hecho de sentarlo en el banquillo por parte del entrenador, o de no sacarlo a tiempo han sido gestos que no le han gustado al protagonista, teniendo grandes broncas y peleas.

Además de esta situación la crisis institucional es galopante. La mala gestión de fichajes que se ha llevado por delante a Zubizarreta, que ha hecho méritos para que lo echaran, la lealtad de Puyol a éste que ha decidido salir para evitar todos los marrones, ver que la FIFA mantiene la sanción de no poder fichar hasta enero del 2016, es decir, este año entero sin refuerzos salvo los cedidos, han hecho de la actual situación del club un polvorín.

Anuncios

Por lo que el presidente Bertomeu ha decidido dar el paso adelante y convocar elecciones a final de año para tratar de poner rumbo a un estado difícil de gestionar. #FC Barcelona #Fútbol