Faltaban diez minutos para las 2 de la tarde cuando Fernando Torres "El Niño", apareció en el césped del Vicente Calderón acompañado de sus dos hijos. Más de 45 mil personas empezaron a aplaudir y a corear su nombre. Por fin, el hijo pródigo del Manzanares había regresado a casa.

El ex jugador del Milán nunca podrá olvidar el recibimiento que le han hecho en el estadio. Fernando salió del vestuario vestido con la camiseta rojiblanca y con el número 19 a la espalda. Sus dos hijos llevaban también la camiseta con el número 19 y las letras Papi. Se le ha podido ver emocionado cuando se ha dirigido a saludar a la afición.

Anuncios
Anuncios

Ha agradecido enormemente este recibimiento, ha besado el escudo de su equipo y ha repartido balones firmados por él en una aplaudida vuelta al campo.

Los miles de personas allí congregados han olvidado las largas colas que han tenido que hacer, la espera tan larga y algunos, incluso las horas de viaje que han realizado sólo para ver a El Niño. Mientras aparecía el jugador en el césped, los aficionados podían ver a su ídolo en los videomarcadores y también cantaban el himno para amenizar la espera. Muchos han quedado fuera, y han tenido que conformarse con escuchar la presentación y las ovaciones desde la calle. El ambiente que se vivía en el Calderón desde primeras horas del día, era semejante al de los partidos de #Liga claves, a un Atlético- Real Madrid o a un Atlético-Barcelona.

Torres viene a conseguir títulos.

Anuncios

Su debut se espera el próximo miércoles frente al Real Madrid, en el partido de Copa. ¿Conseguirá Fernando la Liga con el Atlético de Madrid?

La trayectoria del jugador tras marcharse de su equipo hace siete años y medio no ha sido un camino de rosas. En el 2007 jugó en el Liverpool donde estuvo hasta el 2011. Fue sin duda una época dorada, incluso fue candidato al Fifa World Player de 2009, quedando en tercera posición tras Cristiano Ronaldo y Messi. En el año 2011 fue fichado por el Chelsea, y con ellos ganó el título de Campeón de Europa. En el 2014 fue cedido al Milán, y aquí no le ha ido nada bien. Esperemos que en el equipo de sus amores todo le vaya sobre ruedas.