Los despachos del #Fútbol español están en pie de guerra. Los estamentos que mueven los hilos del deporte rey en España, desconocidos para gran parte de la afición, protagonizaron ayer un cruce de declaraciones e insultos. La junta directiva de la Real Federación Española de Futbol (RFEF) que preside Ángel María Villar desde 1988, aprobó por unanimidad solicitar la destitución de Miguel Cardenal, secretario de estado para el deporte, de dicha secretaría y de todas las comisiones a las que pertenece.

La RFEF toma esta medida empujada por "el incumplimiento de las directrices emanadas de la FIFA, la supresión de subvenciones de ayuda al fútbol base, la persecución y acoso a un fútbol aficionado cada vez más necesitado, junto a otras cuestiones que reflejan una animadversión manifiesta hacia un deporte que tantas glorias ha dado a España en los últimos tiempos".

Anuncios
Anuncios

Como respuesta a todo esto, Villar ha amenazado con parar el fútbol amateur, y si no se soluciona esta situación, los parones podrían llegar al fútbol profesional.

Uno de los motivos de todo este lío, en principio, parece la reducción de la subvención concedida a la RFEF, de casi 2,9 millones de euros a 370.000. Subvención que la RFEF rechazó años anteriores, pero que ahora reclama ante la situación económica actual. Pero las cosas son un poco más turbias.

Villar ha pedido también que la #UEFA retire su apoyo a Miguel Cardenal para ser miembro del Consejo Internacional de Arbitraje Deportivo (ICAS). Este Consejo, había solicitado a la RFEF una auditoría externa de sus cuentas, ya que el año pasado no se pudo pagar el 1% acordado relativo al porcentaje de las quinielas, al no presentar la RFEF dichas cuentas.

Anuncios

Esto implicaría que la RFEF aceptara la ley de transparencia. Es decir, que se haría público cuánto gana Villar, o cuánto se gasta en viajes, por ejemplo. Y a eso Villar no está dispuesto.

Hay que recordar que durante su mandato en la RFEF, se ha cuestionado enormemente la gestión de Ángel María Villar a diferentes niveles. El gobierno intentó promover una reforma en 2007 con una norma específica que, entre otros resultados, conduciría a que Villar abandonase el cargo que ocupaba desde hacía 20 años. Villar respondió con una candidatura apoyada por más del 80% de los votos, obteniendo la reelección.

Villar aún está pendiente de varios juicios por irregularidades económicas y graves deficiencias en la gestión de las subvenciones recibidas por la RFEF.

En la reunión de ayer por la mañana en la RFEF, en la que se ha acordado solicitar la destitución de Cardenal, Villar ha explotado contra Cardenal, y también contra Javier Tebas, presidente de la Liga, por crear la sociedad que dirige Jaume Roures, cuyo fin es que los clubes cobren más por sus derechos de televisión.

Anuncios

Tebas ha enviado una carta a la federación en la que "te remito mis quejas por las continuadas faltas de respeto hacia mi persona. Hoy me has llamado gilipollas".

Según ha trascendido de asistentes a la reunión, Villar ha empleado términos del tipo "Los minutos de silencio los autorizo yo, que soy la Federación, gilipollas, que eres un gilipollas... será tonto de los huevos...". En la misma reunión, Ángel María Villar aprovechó para anunciar que se presentará a la reelección.