Desde que dimitió Sandro Rosell como Presidente del Barça por las cuentas nada claras del fichaje del brasileño Neymar, su sucesor, Josep Maria Bartomeu, quería aferrarse al cargo y esperar a que se agotara el tiempo de mandato que marcan los Estatutos del club.

Y como suele pasar en el #Fútbol, mientras se ganaran partidos y "la pelotita entrara", los directivos pueden respirar tranquilos, en cualquier equipo. Pero cuando no es así, y eso pasa en los clubes grandes, donde no se admiten fracasos, cuando hay malos resultados se paga caro.

En el caso del Barça, que salió de una regular temporada con un entrenador honesto pero inexperto, el Tata Martino, donde paradójicamente estuvo a un paso de ganar la Liga y la Copa, creía que con alguien "de casa" como Luis Enrique, que conoce bien el equipo, volvería el Barça a los tiempos extraordinarios de Pep Guardiola.

Pero el Pep es único, y ahora está haciendo historia en otro gran club europeo, el Bayern de Munich, donde va camino de ganar su segunda Bundesliga.

Anuncios
Anuncios

Quizá algún día vuelva al Barça, pero no con la directiva actual.

La improvisación de la directiva, con la sanción de la FIFA, está provocando el caos en el equipo. Aunque la sanción es excesiva e injusta, porque otros clubes hacen trampas parecidas, la poca habilidad de Andoni Zubizarreta en su cargo ha hecho que vengan jugadores mediocres para ocupar el sitio de otros que aún eran útiles para el Barça y que ahora triunfan en otros equipos.

Luis Suárez es un gran fichaje, pero aún necesita adaptarse al fútbol de aquí, y acoplarse más con Messi y Neymar, que juntos son temibles. Lo que pasa es que Luis Enrique, pese a su voluntad, tiene mucho menos talento y recursos tácticos que el Pep, lo que afecta a todo el equipo. Messi y Neymar, con sus goles, han tapado esas carencias, pero el fracaso ante Getafe y Real Sociedad las han mostrado nuevamente.

Anuncios

El rifirrafe entre Luis Enrique y Messi, hasta ahora llevado con discreción y que nadie conocía, ha estallado con la equivocada actitud de Leo al ser suplente en San Sebastián. No entraremos en quién tiene razón, pero el equipo lo que necesita ahora es unidad entre todos y animarse, ya que hay jugadores de talento suficiente para reaccionar. Leo y Luis Enrique son personas de fuerte temperamento, aunque el argentino parezca más tranquilo y menos campechano que el asturiano.

Primero, que el Barça acabe la temporada dignamente, intentando ganar alguno de los títulos, y luego, con #Elecciones, que venga otro Presidente mejor. Joan Laporta fue magnífico, otra cosa era como político, pero él sabía más que lo que resultó ser Sandro Rosell, al que cegado por su ansia revanchista le vino grande el cargo.

No sabemos si "segundas partes serán buenas" con Laporta, pero hace falta alguien que borre todo lo malo que va dejando esta directiva. Puyol vio que aún está verde para estos cargos de tanta responsabilidad, donde no le van a aplaudir tanto como cuando era jugador y anulaba a Cristiano Ronaldo más de una vez.

Anuncios

Los que somos del Barça tenemos la suerte de que al tener tantas secciones deportivas en unos diez deportes diferentes, desde fútbol, baloncesto o balonmano a los tres tipos de hockey (la sección de hockey sobre patines es la que más títulos tiene). Pero claro, si la de fútbol no gana, se resiente todo. #FC Barcelona