Se suele decir que en casi todo en la vida, cuando algo se comienza a hacer mal, al final se termina haciendo mal del todo, "cuando mal se empieza, mal se acaba". Pasa exactamente con el deporte, con las personas que se dedican a ello pasa lo mismo, si por ejemplo un día se empieza entrenando mal, pues lo más seguro que al final del día haya sido un desastre de entrenamiento. El #Fútbol en particular es un deporte donde el más mínimo fallo te puede costar muy caro, en un partido al máximo nivel cualquier error individual o colectivo te cuesta un gol y por tanto perder el partido y no conseguir los tres puntos.

En los equipos, muchas veces los errores no son solo deportivamente producidos por un fallo sobre el terreno de juego, por desgracia hemos visto en muchas ocasiones que directivas y gerentes del clubes cometen grandes decisiones erróneas que cuestan sanciones económicas o incluso sanciones más graves, como puede ser la desaparición de un club por una gestión nefasta, este año atrás varios han sido los casos y cada vez se suceden más, nos guste o no.

Anuncios
Anuncios

Ambos casos son los que han sucedido en este año atrás para el Fútbol Club Barcelona, en 2014, un año que ha terminado en blanco si hablamos de títulos para los catalanes, en este caso la gestión deportiva y la planificación del año fue horrible, muchos jugadores fueron vendidos y otros tantos comprados y ahora se está echando de menos a los vendidos y sobran los comprados.

En el pasado mercado veraniego, el Fútbol Club Barcelona hizo una renovación de plantilla, comandada por su director deportivo Zubizarreta, la plantilla y cuerpo técnico se preparó para conseguir títulos y lo que se encontró el equipo fue todo lo contrario, una temporada nefasta.

Al término de la misma se hizo balance y no había nada positivo que sacar, todo era malo, el director deportivo quedó tocado y en la capital catalana todos los cuchillos apuntaban a él, tanto ha sido que hace unos días fue destituido de su cargo por el presidente Bartomeu y ahora el Barça anda muy tocado y sin rumbo.

Anuncios

La crisis es total, las derrotas son consecutivas, el crédito de su entrenador Luis Enrique cada vez es menor y ya se duda hasta de su mejor jugador y la gran estrella del equipo, Leo Messi. Veremos qué sucede con el Barcelona pero lo que está claro es que la crisis es total y ya no se puede tocar más fondo, pocas alegrías últimamente para los de la ciudad condal. #FC Barcelona