El equipo de Nuno está haciendo una brillante campaña y aunque en las últimas jornadas da la sensación que se sufría hasta el último segundo para sacar el máximo resultado posible en cada encuentro, el día de ayer, ganando en un estadio como es Ipurua, donde han perecido equipos como la Real Sociedad o de donde ha salido sin ganar el mismo Sevilla la pasada jornada empatando 0-0, demostró que el objetivo Champions está más cerca y es asequible.

Tan asequible que ahora mismo (eso sí, a la espera de lo que suceda en el Bernabeu el próximo 4 de febrero entre el Real Madrid y el Sevilla en el partido aplazado por disputar los "merengues" el Mundialito de clubes en Marruecos) el #Valencia se ha puesto en cuarta posición con lo que disputaría una previa para acceder al campeonato más importante de Europa, la UEFA Champions League.

Anuncios
Anuncios

Ante el Eibar, Nuno que cambió de mediocentro con el que no contar, teniendo a Parejo en el once pero no a André Gomes, sancionado por doble amarilla ante el Rayo la anterior jornada, no proporcionó una alineación 4-3-3 para el deleite de los aficionados, sino que probó con un atrevido 3-4-1-2 con una defensa de Orban, Mustafi y Otamendi, en el centro del campo Javi Fuego y la brújula, Parejo, por la derecha Feghouli, izquierda de Piatti y Rodrigo de Paul ejerciendo de enganche de Negredo y Alcácer. Fue el de Torrent el que marcó en una contra prometedora con un gran error de Boateng en la cobertura.

Es su quinto gol en #Liga, y siendo que no marcaba desde el pasado septiembre, cerrar el año con gol y además marcar en los dos partidos de Copa del Rey disputados un total de tres goles, esto le proporcionará una ayuda "extra" a la hora de continuar el campeonato en enero ante el Real Madrid en Mestalla, en un partido de todo menos fácil.

Anuncios

Marcando, Alcácer demostró que es compatible con Álvaro Negredo sobre el terreno de juego, se encontraban y saldaron buenas ocasiones entre el valenciano y el vallecano, gran parte de culpa fue del argentino de Paul, que brilló anoche en su manejo del balón y repartía balones por todo el campo.

Algo que gustó mucho fue que cada vez que se perdía algún balón, la intensidad de los mismos jugadores se multiplicaba y hacían lo que fuese para cerrar cualquier espacio de pase y recuperar el esférico. Esa actitud sí que gusta.