Javier Torres Gómez, un clásico del Real Valladolid, aún parece mentira que ya no esté en el club donde llegó procedente del Real Madrid "B" en 1993. El madrileño llegó dispuesto a jugar en primera con un recién ascendido, el Valladolid. Empezó con mal pie y tuvo una lesión bastante grave, pero una vez superada, el lateral derecho fue suyo durante muchas temporadas, en las cuales casi vivió de todo, ascensos, descensos eliminatorias mágicas de copa y aquel Europucela del "Mago" Cantatore. 

Al dejar el #Fútbol tras 12 temporadas en Valladolid, ya era un hombre de la casa y ocupó el puesto de coordinador de la cantera pucelana, con labores de scouting en la temporada 2010/2011.

Anuncios
Anuncios

Después y una vez completados todos los carnets de entrenador, se convirtió en el entrenador del Real Valladolid Promesas, donde tras mucho esfuerzo consiguió el ascenso con el conjunto castellano. Sorpresívamente, no quiso continuar. Nunca se sabrá si por diferencias económicas o por necesidad de salir tras tantos años para vivir un nuevo club.

Se habló del Atlético de Madrid, pero al final recaló en el tercer equipo del Villarreal, un "c" que milita en tercera división y en el que cuenta con todas las instalaciones de una de las más potentes canteras de España. Este club de Castellón, cuenta con una infraestructura modélica y gran posibilidad de crecimiento tanto para sus jugadores como para sus técnicos.

El equipo de Torres Gómez por el momento está realizando una trayectoria discreta, sin obviar la juventud de sus jugadores.

Anuncios

El juego de presión y gusto por el buen fútbol que pretende el getafense va calando en sus jugadores, actualmente ocupa el puesto 15º, en la tercera división grupo 6.

En este grupo compite con buenos rivales de la zona, históricos como el Castellón y equipos clásicos de segunda B que luchan por volver a la categoría, caso del Ontinyent, Orihuela o el Novelda, junto a clubes como el filial del Levante B. A priori su decisión significó un paso atrás pero está en un buen club y todavía tiene mucho margen para crecer.