El mercado de invierno siempre desata locura en los clubes que ven en peligro sus expectativas de principio de temporada. Buscan refuerzos y que sean realmente efectivos para que esos deseos puedan cumplirse y que no haya más dolores de cabeza. Es por ello que grandes clubes de diferentes países, como Italia, han mostrado mucho interés por jugadores que se encuentran en equipos de la Liga BBVA. El caso de Cerci y Torres es solo un ejemplo de lo que se ha hablado estos días en las oficinas de distintos clubes.

Otros jugadores con nacionalidad española también han recibido ofertas de clubes de talla mundial. Es el caso del ex portero del F.C.

Anuncios
Anuncios

Barcelona, Victor Valdés, que tras recuperarse completamente de su trágica lesión la pasada temporada, parece tener ofertas sobre la mesa de equipos como el Manchester United, con el que se le ha visto entrenar, o el Liverpool y París Saint-Germain. Quizá Liverpool sea la marcha más acertada debido a que la titularidad sería más sencilla tras el mal estado de forma en el que se encuentra el cancerbero del Liverpool, Simon Mignolet.

Noticias más extrañas se han leído en las últimas horas, como una posible oferta del Liverpool al #Real Madrid por un total de 65 millones de euros. Con la intención de poder incorporar al delantero francés, Karim Benzema. Operación que es casi impensables y más con la falta de delanteros puros que tiene el Real Madrid actualmente. La que sí parece más solvente es la propuesta de clubes de Inglaterra también, pero esta vez hacia Sami Khedira, donde clubes como el Chelsea, Arsenal y Manchester United parecen haberse interesando por el internacional Alemán.

Anuncios

Y más sabiendo que este es su último año de contrato y podría realizar una gran operación en este periodo de fichajes.

Y siguiendo con el Real Madrid, parece que se han recibido ofertas de cesión por el centrocampista Asier Illarramendi por parte del Milan. Según parece, la liga española es un criadero de nuevas promesas y de jugadores ilusionantes para los clubes internacionales, cosa que demuestra que pese a las diferencias que puedan haber, la liga española sigue siendo una liga competitiva.