El Palacio de El Pardo acogió ayer por la mañana la entrega de los Premios Nacionales del Deporte, que reconocen a los mejores deportistas del año 2013. Sorprendentemente, la mayor protagonista fue la única ausente de la gala: Mireia Belmonte. La nadadora catalana no pudo acudir en persona a recoger su galardón porque se encuentra en Doha compitiendo en el Campeonato del Mundo de piscina corta. Sin ir más lejos, Belmonte había ganado tan solo unas horas antes dos medallas de oro y había batido dos récords del mundo. El premio, indudablemente, es bien merecido.

Debido a la ausencia de Mireia, fue su padre, José Belmonte, quien recogió el galardón "Reina Sofía" de manos de la madre del Rey.

Anuncios
Anuncios

Este premio reconoce a la mejor deportista española del 2013. Su homólogo masculino fue el triatleta Javier Gómez Noya. El gallego recogió de manos del #Rey Felipe VI el premio "Don Felipe de Borbón", que reconoce al mejor deportista español del 2013.

Otra nadadora, en este caso de sincronizada, acudió a la solemne gala a recoger el premio "Infanta de España SAR Doña Cristina", que reconoce al mejor deportista revelación. El galardón fue a parar a manos de Ona Carbonell, que salió victoriosa del último campeonato mundial de natación. Debido a su implicación con el Caso Noos, la Infanta Cristina no acudió a este acto, por lo que fue su hermana, la Infanta Elena, quien entregó el trofeo a Carbonell.

Diego Pablo 'el Cholo' Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, recibió el Trofeo "Comunidad Iberoamericana" de manos del Rey Felipe, quien se ha confesado públicamente como un acérrimo seguidor del equipo colchonero.

Anuncios

La complicidad entre el rey y el técnico rojiblanco era notoria.

La nota de ternura la puso el pequeño Alejandro Rodríguez. Con tan sólo seis años fue portada de un conocido periódico deportivo por evitar un enfrentamiento entre su entrenador de fútbol y el árbitro en uno de los partidos que disputó con su equipo. Debido a este entrañable gesto, Alejandro recibió el premio "Infanta de España SAR Doña Elena" al juego limpio. Todos los presentes sonreían con las ocurrencias del chaval, que pasó un buen rato en la gala charlando con Simeone, pese a ser un admirador del Real Madrid.