La pretemporada ciclista sigue ofreciendo noticias y ayer fue el equipo Katusha el que presentó su formación para la temporada 2015 que pronto comenzará. La plantilla, que interan 28 corredores, la lideran el corredor español Joaquim Rodríguez "El purito" y el noruego Alexander Kristoff. El mote de "Purito" le viene de su primera etapa, cuando corría en el equipo ONCE junto Laurent Jalabert y otros corredores de altísimo nivel. Joaquim, que todavía era apenas un chaval recién llegado del #Ciclismo amateur, en una de las concentraciones en la Sierra de Grazalema atacó a sus compañeros subiendo un puerto mientras simulaba que se fumaba un puro.

Anuncios
Anuncios

Desde entonces, su palmarés es espectacular aunque tiene la espina de nunca haber podido ganar una gran Vuelta, a pesar de haber estado muy cerca. Por muy poco perdió el Giro de 2012 y, por muy poco también, la vuelta de 2012 que le arrebató Contador en un extraño ataque muy lejos de meta, en la subida, no muy exigente, de Fuente Dé.

Con respecto a Alexander Kristoff, es un corredor de 27 años que está llegando a su madurez. De hecho, la temporada pasada consiguió vencer en dos etapas del Tour de Francia, terminando 8ª en el Mundial en Ruta.

Purito, que cuenta con 35 años manifestó que estaba ante la que podría ser su última gran oportunidad de hacer un buen resultado en el Tour. Este año la prueba francesa cuenta con un recorrido muy favorable a los escaladores explosivos como él.

Anuncios

De hecho, él mismo se sorprendió positivamente cuando vio los pocos kilómetros que el Tour tenía contrarreloj, modalidad en la que Purito Rodríguez no destaca en exceso. "No seré yo quien se queje de eso. Quizá no me vuelva a encontrar un Tour como este en los años que me quedan".

El Katusha presentó también a otros tres españoles para ayudar a Joaquim Rodríguez en la consecución de sus objetivos: se trata de Alberto Losada, Daniel Moreno y Angel Vicioso, recuperado de una terrible caída en el Giro de 2015 que le tuvo meses en recuperación. De hecho, la temporada pasada fue particularmente cruel con el equipo ruso y estuvo plagada de incidentes y caídas.