Después de cuatro jornadas sin encontrar la victoria, los jugadores del Valencia que dirige Nuno parecieron sentenciar el encuentro de ayer frente al Rayo Vallecano en los primeros 45 minutos, en una primera parte que recordó a los primeros partidos de esta temporada donde el club parecía no tener frenos. He dicho "parecía" ya que el Rayo en ningún momento se rindió y dio también sensaciones de peligro mediante figuras como las de Leo Baptistao, Alberto Bueno o Gael Kakuta. En concreto el primero tuvo una buena oportunidad de iniciar el marcador para su equipo en una ocasión en la que el meta valencianista Diego Alves intentó emular al guardameta alemán Neuer recortando al mismo Baptistao, pero en esta ocasión el delantero, pillo, esperó el movimiento sin pasarse de largo y consiguió la posesión aunque falló en la forma de zafarse de los defensores locales ya que buscó otra opción teniendo a Bueno solo frente a la portería y André Gomes también estuvo atento en la recuperación del esférico para su equipo.

Anuncios
Anuncios

Por parte del #Valencia dos fueron los tantos conseguidos por Sofiane Feghouli, el primero de cabeza a centro medido a la cabeza del franco-argelino por parte de Barragán y el segundo en un rechace de Cristian Álvarez a un cabezazo de Álvaro Negredo. El último gol fue una obra de arte, una exhibición de velocidad con el balón por parte de Pablo Piatti que evita la presión de dos defensores y cruza al palo largo del cancerbero rayista después de una recuperación de balón brillante y una elegante combinación entre André Gomes y Negredo, quien acaba por devolverle el balón al argentino que culmina la jugada como ya he dicho de forma espectacular.

En la segunda parte, como ya parecía que el Valencia había hecho el trabajo, cedió un poco el protagonismo al Rayo Vallecano que gozó de buenas ocasiones para poder iniciar su marcador, aunque también el Valencia tuvo las suyas como un disparo cruzado de Rodrigo que detiene in-extremis y con los pies Cristian Álvarez.

Anuncios

Y, como siempre, llegó la polémica, doble amarilla para André Gomes que si bien es cierto, en la primera comete una infracción de amarilla justa, en la segunda cubre su posición con el brazo de forma mínimamente fuerte y el jugador rayista exagera en la acción y provoca la claridad con la que el árbitro le mostró la tarjeta. De todas formas, en una acción anterior el valencianista ya se había jugado la tarjeta y seguramente se buscaba cualquier otra acción levemente punible para castigarlo. De todos modos 3 puntos y a volver a enfrentarse al Rayo en Copa del Rey. #Liga