¨Psycho Clown¨ reconoció durante la entrevista que les presentamos a continuación que el 2014 es uno de los mejores años de su vida porque tuvo la oportunidad de cobrarse de una vez por todas las humillaciones que el ¨Texano Junior¨ le hizo a su familia a lo largo de la historia de la lucha libre mexicana. ¨Creo que la preparación que realicé para enfrentar el compromiso más importante de mi vida y de toda mi carrera me permitió salir adelante, porque sin duda alguna fue una batalla de vida o muerte que además me ayudó a corresponder a la confianza que durante tantos años me han dado los directivos de la AAA¨. Con la mirada más brillante que nunca, el payaso más querido de la lucha libre continuó con su relato:

¨Para nadie es un secreto el rencor que existe entre mi familia y la de ¨El Texano Junior¨, imagínate que hasta el público llegó a decir que la Dinastía de los Alvarado tenía  una maldición, y que en mis manos estaba la responsabilidad de romperla.

Anuncios
Anuncios

Gracias a Dios salí adelante, rapé a ¨El Texano¨ y hasta la fecha continúo invicto, quitarle la cabellera era la única forma de cambiar la racha negativa que durante tanto tiempo persiguió a mis familiares¨. ¨Psycho Clown¨ se considera un caballero y por eso quiso compartirnos las siguientes palabras antes de despedirnos.

¨Toda la vida voy a defender el honor de los Alvarado porque siempre ha estado en lo más alto. Represento a la tercera generación de luchadores que ellos ha generado y por eso cambié el futuro que nos espera para siempre. Reconozco las cualidades de ¨El Texano Junior¨, es un rival con una gran preparación, no en vano pertenece también a una de las dinastías de la lucha libre de más tradición, y eso lo hace un rival que enaltece cualquier victoria. Sin embargo, le aconsejo que jamás vuelva a meterse conmigo porque ya sabe lo que le espera.

Anuncios

Seguramente para mí el año entrante será importantísimo porque tengo planes para darles muchos dolores de cabeza a todos mis enemigos¨, concluyó Psycho Clown mientras lucía orgulloso su codiciada máscara.