El diario Sport ha dado a conocer las camisetas que se esperan por parte de Nike para la temporada 2015-2016. Los cambios son más que evidentes provocando una repulsión por parte de los más conservadores del estilo actual del Barcelona. El motivo principal que ha provocado tal revuelo por parte de la comunidad blaugrana se debe precisamente a esto, ya que aunque se mantienen los colores originales y que definen al F.C. Barcelona (azul y rojo ), se ha optado por cambiar las franjas de las rayas colocándose en este caso en horizontal.

Las franjas en los 115 años que lleva la entidad en funcionamiento se han mantenido siempre en vertical, no en horizontal como en este caso, y aunque parece un tema sin especial trascendencia y que no acarrea demasiadas consecuencias, ha provocado una rápida repulsión por parte de los seguidores que se han hecho más que evidentes a lo largo de la jornada de hoy sobre todo en las redes sociales.

Anuncios
Anuncios

Además, las críticas se extienden a la segunda equipación, donde el equipo lucirá por la parte trasera la 'senyera' mientras que por la parte delantera se mostrará el color amarillo. La directiva ha comunicado a través de Josep María Bartomeu que ya se ha firmado un contrato con la marca para respetar dichos colores, confirmando la información procedente de Sport.

Por último, el tema ha llegado a ser tan rocambolesco, que el club de #Fútbol Llagostera se está planteando ejercer acciones legales contra el Barcelona. Los motivos que acarrean el enfado por parte del club catalán, proceden en la similitud que hay entre la futura camiseta del Barcelona y la el Llagostera, donde a primera vista pueden parecer hasta la misma camiseta, cambiando únicamente la publicidad que enfunda esta y el equipo que defiende los colores.

Anuncios

No se sabe hasta qué punto el Llagostera intentará forzar la situación, pero recientes comentarios por parte del club muestran un claro enfado hacia el Barcelona, donde parece que la camiseta, pese a solo .cambiar la orientación de las barras, no ha gustado a nadie, pudiendo a su vez ocasionar algún problema sin precedentes.