La decimoquinta jornada en segunda división española estuvo marcada por las tremendas lluvias que cayeron en el país. Estas lluvias no han pasado de largo en nuestro #Fútbol ya que muchos partidos han sido suspendidos, varios encuentros no se han podido jugar y otros se han tenido que detener a causa de los terrenos de juego que se volvieron totalmente impracticables. En definitiva, la lluvia hizo acto de presencia en nuestro fútbol.

Donde más se acusó la lluvia fue en Cataluña, el Sabadell-Las Palmas tuvo que ser suspendido, el campo estaba imposible para la práctica del fútbol.

Hubo un partido muy interesante en el Mini Estadi el domingo a las 17 hoas.

Anuncios
Anuncios

El filial del Barcelona recibía la visita del Alba, del colista. El partido empezó con lluvia pero no de tanta intensidad como en la segunda mitad. Empezó con muchísimo ritmo e intensidad, alternativas para ambos conjuntos y dos jugadores que estaban destacando sobre el resto, el extremo del Barça, Adama, que estaba desbordando siempre con mucha facilidad, con rapidez y desborde en banda derecha, y César, el delantero manchego, que tuvo tres mano a mano con el portero rival muy claros para poder hacer el primer gol, el manchego fallaba siempre y el marcador seguía con el empate a cero.

Fue una jugada de Adama en el minuto 16 de la primera parte la que desigualó el encuentro, jugada en banda derecha y tras una gran jugada donde se va de dos jugadores centra raso a Gumbau que define de primera haciendo el 1-0 para los locales, el Alba estaba jugando bien y teniendo ocasiones pero sin marcar gol, el equipo local la primera que tuvo transformó y el fallar lo pagó caro el equipo manchego en la primera mitad.

Anuncios

Al comienzo de la segunda mitad le siguió la lluvia que empezó a descargar con muchísima fuerza sobre la ciudad condal y a lo largo de los minutos el campo se volvía más impracticable y a los jugadores cada vez les costaba más hacer circular la pelota, los charcos empezaban a hacer acto de presencia.

A causa de esto el partido se volvió un correcalles y los equipos empezaron a intentar un fútbol mucho más directo y más de pelotazos en largo, el césped no daba para más. El Alba seguía teniendo muchas ocasiones y el gol seguía sin llegar, el equipo empezaba a desesperarse y los jugadores iban poco a poco asumiendo que otra nueva derrota podría llegar.

El Barcelona, por otra parte, que defendía como sabía, podía y como el campo les dejaba, salían a la contra con velocidad, con juego en largo aprovechando la velocidad de sus jugadores de ataque. A raíz de tanto insistir de Alba llegó el empate en el minuto 81, gol de Keko tras una jugada muy embarullada dentro del área y que el extremo del Alba estuvo más listo que nadie para hacer el empate a uno en el marcador, menos injusto que la derrota que no estaba mereciendo el Albacete.

Anuncios

El segundo y definitivo gol que le dio los tres puntos al Alba llegó en el minuto 88, terminando el partido el canterano manchego Samu coge un rechace dentro del área y con un gran tiro con la pierna izquierda hace 1-2 que a la postre fue el gol final en el marcador y que le daba los tres puntos a los manchegos.

Un resultado justo, según los merecimientos de ambos equipos, tres puntos épicos conseguidos a base de garra y contra las inclemencias. Segunda victoria consecutiva con la que los manchegos abandonan el farolillo rojo, premio al buen trabajo y a la paciencia de la directiva con el equipo y cuerpo técnico.