Parece increíble como un deporte sano y lleno de vida como es, en este caso, el #Fútbol, no se convierta en un deporte, sino en una jauría, en una pelea entre perros y gatos, en una pelea de boxeo y, lo más terrible que varias personas, entre ellas, Francisco Romero haya resultado muerto, es algo que no se concibe, simplemente es aterrador y algo aberrante.

El fútbol, como cualquier otro deporte, debería ser para pasarlo bien, jugar entre los compañeros y, lo más importante de todo, que sea un deporte colectivo, puesto que hay algunos que lo individualizan y ya no es un deporte, es como asistir a una pelea entre veintidós personas que luchan por conseguir un balón, las cosas no se hacen de esa forma, con poca delicadeza y viendo a ver quién es el mejor, el más fuerte, así no conseguimos nada, sólo el aborrecimiento del mismo y que los demás odiemos algo tan bonito como es el deporte.

Anuncios
Anuncios

Vemos mucho de lo que no nos gusta pero hay que reconocer que es algo bonito y, a la vez, gratificante.

Bueno, retomando un poco el tema de este hombre, quería decir que me ha dado mucha pena ver como una pelea ha hecho que este chico terminase con su vida que, seguramente, estaba repleta de planes para un futuro ya acabado, dormido para siempre en el laberinto del dolor. ¿Qué será de ese chavalín de cuatro añitos?, ¿qué le contarán de su padre?, ¿Cómo podemos asegurar que no preguntará por él?; son preguntas sin respuesta que por culpa de unos asaltantes que deberían cumplir condena, se quedarán sin contestación. Es intolerable ver cómo y de qué forma lo golpeaban, a él como a unos cuántos personajes y, entre ellos, a un agente que ha resultado gravemente herido y todavía nos quedamos sin saber cómo está, si saldrá adelante o qué pasará; desde luego a Francisco Romero ya no lo volveremos a ver, sólo nos queda el recuerdo.

Anuncios

Según fuentes informadoras, presentaba un cuadro muy poco alentador: hipotermia, parada cardiorrespiratoria y traumatismo craneoencefálico. Consiguieron reanimarle pero, desafortunadamente, no ha sobrevivido, este personaje tan entrañable para muchos ha cerrado sus ojos para siempre unas horas antes de comenzar el partido. Sólo puedo decir que estamos en un mundo lleno de violencia, donde todo lo solucionamos con riñas y a veces, como en este desagradable caso, con la muerte, hagamos del deporte un mundo mejor y dejemos las diferencias en un rincón, ahí no habrán más lamentaciones, ni pérdidas de personajes admirables y queridos, disfrutemos del fútbol, nos sale más gratificante. #Liga