Los partidos de máxima rivalidad en Barcelona suelen ser bastante desiguales, un equipo azulgrana que tiene un presupuesto de trasatlántico y que podríamos decir que es una multinacional del #Fútbol mundial. Su rival, en cambio, es uno de los históricos de la liga, con seguidores fieles pero que no puede competir ni por presupuesto ni por apoyo con un Barcelona que como sus aficionados dicen es "más que un club".

Así se afrontan los derbis en Barcelona, sobre todo en el Camp Nou, donde las diferencias afloran de manera más evidente. Esto pareció cambiar en el minuto 13, cuando un Caicedo muy astuto robó la cartera a Busquets (en una acción que quizás debiera haber sido sancionado con falta) y Sergio García se aprovechó.

Anuncios
Anuncios

La sorpresa saltó y parecía que el derbi catalán podía tener ese punto de tensión que siempre se agradece.

El adelantarse en el marcador dio seguridad y confianza al equipo perico, que intentó maniatar a un Barcelona que se empezó a poner nervioso. Esto empezó a cambiar con la aparición de Messi en el minuto 30, que mandó un tiro al larguero. En el 39, Casilla sacó un gol que ya se cantaba de Jordi Alba a pase de Messi, que poco después marcaría de rosca precisa en el último minuto de una primera parte que terminaba con tablas en el marcador.

La segunda parte sería un vía crucis para el Espanyol. A los cinco minutos de la reanudación, Leo volvió a marcar y desarmaba moralmente a los blanquiazules, que en el minuto 53 recibían el tercero de cabeza del discutido Piqué. Pedro y de nuevo Messi volvieron a marcar ante un rival que solo quería que acabase un partido del que por minutos fueron victoriosos.

Anuncios

Estas victorias tan claras para la mayoría de los medios serán una nueva ocasión para volvernos a masacrar con la competición de Messi y Cristiano por quien marca más goles, pero para algunos será una resultado más que deja patente la distancia inmensa entre los presupuestos de la liga española, que juega dos ligas paralelas: la de los dos grandes y el resto, que salvando la aparición del Atlético de Madrid no parecen ofrecer más que un papel de comparsa. #FC Barcelona #Lionel Messi