Hoy el acero de la barra de mi bar estaba más frío que otros días. Parecía que nadie quería hablar, nadie quería empezar la conversación mañanera que los lunes pasa obligatoriamente por el #Fútbol. La parroquia futbolera se miraba hoy de reojo, con la desconfianza del que busca culpables entre los otros sabiendo que el pecado también esta en su corazón.

Me contaba un jubilado, poco aficionado a esto de la pelota, que llevó a sus nietos como regalo a ver un partido de los buenos y salió del estadio muerto de vergüenza por las preguntas que le hacían los niños. "¡Que cosas gritaban! Allí había mucho descerebrado y los que no lo eran se comportaban como si lo fueran", don Ramón más que indignado estaba triste.

Desde mi rincón de simple lava-vasos he visto a las personas más sensatas perderle el respeto a una ancianita por sospechar que alguno de sus nietos milita en el equipo contrario, y es que siempre hay un contrario que no se merece ni el aire que respira. He aprendido que el fútbol es una de las tres cuestiones sobre las que un camarero no debe discutir si no quiere perder una parte de la parroquia, bromas las justas.

Una cadena de televisión dice en su publicidad que está orgullosa de que sus espectadores se corten el pelo como dementes o conozcan el día del cumpleaños de CR7 y no el de su propio padre. Hoy es día de luto y vergüenza por que hombres de 40 años se comportan como niños. ¿Nadie se dio cuenta de que habían quedado a la salida del recreo?

En su día los Gabinete Caligari escribieron la "Canción del pollino". Describían con sencillez y crudeza al forofo futbolero siempre orgulloso de no haber pisado una biblioteca o un teatro en su vida. "Somos los que no saben no contestan, con excepción del uno equis dos, somos los que no tienen biblioteca... y somos más de un millón, bastantes mas de un millón". El desvergonzado retrato satírico lo clavaba y las noches de partido lo cantaban a voces por las aceras, orgullosos de ser perfectos pollinos. Siempre pensé que con esta canción los chicos de Gabinete se habían quedado muy cortos... #Liga