Los Washington Wizards son el tercer equipo de la conferencia Este, con 14 victorias por 6 derrotas. A pesar de ser un equipo sin grandes estrellas, se las han arreglado para mantenerse entre los primeros y llegar incluso a asegurarse que sus estadísticas sean suficientes para llegar a las eliminatorias de playoffs. Por el contrario, los Boston Celtics son un equipo en construcción que ni siquiera está entre los ocho mejores de la Conferencia Este, a pesar de ser el mejor equipo en títulos de toda la liga. Parecía que el partido sería sencillo pero el último cuarto les costó a los de la capital dos prórrogas.

El partido empezó con los Washington Wizards por delante en el marcador apoyándose en un Bradley Beal que se convirtió en el centro del juego de su equipo.

Anuncios
Anuncios

Al final del primer cuarto los Boston Celtics habían logrado dejar la desventaja en un solo punto, lo que fue un enorme logro en vista de la superioridad que los de la capital demostraban sobre la pista. Un marcador de 30 a 29 y mucho por jugar en el siguiente cuarto.

Este fue el cuarto en el que muchos vieron como el partido se cerraba. Los Boston Celtics fallaron mucho y los Washington Wizards no fallaron apenas, lo que les permitió abrir una brecha de 12 puntos, que ya era otro tipo de ventaja. Al final, 28 a 16 y el partido aparentemente cerrado en la primera mitad.

En el tercer cuarto los Washington Wizards se limitaron a mantener la presión y, aunque los Boston Celtics dieron la cara sobre la cancha, el marcador se fue a un 34 a 31 que dejaba el global en 92 a 76, 16 puntos que parecían definitivos.

Anuncios

Sin embargo, el último cuarto rompió todas las estadísticas y dejó a los Washington Wizards temblando, a la vista de la paliza que recibieron en esos 12 minutos. Los Boston Celtics salieron a ganar el partido y a menos de un segundo del final del partido, un triple de Evan Turner acabó por empatar un encuentro que muchos daban por perdido para los de Boston.

La primera prórroga no tuvo demasiada historia, con ambos equipos midiéndose a la espera de que alguno cometiera un error. Empate a 11 y otra prórroga.

La segunda fue aún más defensiva que la anterior, pero la mejor calidad de los jugadores de Washington Wizards acabó con un 12 a 11 que cerraba el partido. Al final 132 a 133 y un partido que tuvo más de lo que prometía. #Baloncesto