Los Toronto Raptors son ahora mismo el mejor equipo de la Conferencia Este, han logrado llegar a una posición de privilegio en su lado del cuadro gracias a un juego en el que todos los integrantes del equipo unen sus fuerzas para presionar como un solo hombre y ganar a equipos que, al menos con los nombres sobre la mesa, son muy superiores a ellos en calidad y que teóricamente deberían ganarles sobradamente. Son el mejor equipo de su lado del país y lo han logrado entre todos. Por otra parte, los Orlando Magic también carecen de estrellas pero tienen una clara división entre el equipo titular y los suplentes. La mayor parte de los partidos tienen dos partes, una en la que los titulares dan la cara e incluso pueden llegar a ganar a otros equipos y una en la que los suplentes tratan de aguantar sobre el campo en tiempo suficiente como para que el partido no acabe perdiéndose.

Anuncios
Anuncios

Dos planteamientos distintos con dos resultados distintos.

En el primer cuarto los Toronto Raptors hicieron un juego muy medido, con jugadas relativamente sencillas y tiros fáciles que les aseguraran un marcador asumible a la espera de que sus rivales comenzaran a decaer con el paso de los minutos, pues normalmente los canadienses ganan los partidos en la segunda mitad en tanto no queden muy lejos en el marcador. Al final del cuarto habían ganado a los Orlando Magic por 28 a 25 y empezaban bien el partido.

En el segundo cuarto se produjo una pequeña debacle entre las filas de los Toronto Raptors. Fue un cuarto en el que en general tuvieron muy poco tino en el tiro y acabaron pagándolo con una anotación muy baja que les costó un marcador de 16 a 27 y colocarse 8 puntos por debajo en el global del partido.

Anuncios

Los canadienses estaban en problemas.

Sin embargo, a la salida de los vestuarios pusieron a funcionar la máquina y fueron haciendo los cambios necesarios para que la presión continua a la que sometieron a los Orlando Magic no desgastara especialmente a ninguno de sus jugadores, que obligaron a los de Florida a un sobreesfuerzo que pagaron con una anotación bajísima de solo 13 puntos, apenas uno más de los minutos del cuarto. Al final 27 a 13 y los Toronto Raptors 6 puntos por encima.

En el último cuarto los canadienses solo tuvieron que mantener la presión sobre la faceta ofensiva rival para asegurarse la victoria, en este caso por un 95 a 82 que no hizo del todo justicia al juego pero que fue muy claro respecto a quién lo había merecido más. #Baloncesto