El diario AS, como todos los años, premia a los mejores deportistas del año, con la intención de reconocer el esfuerzo del año, así como muestra también su reconocimiento a una promesa. Este año, 2014, es un tanto diferente, pues en un mundo lleno de hombres y dominado por los mismos, este año todas las finalistas son mujeres. El periódico ha querido homenajear a las deportistas, en femenino, tras unos años en los que han sido ellas las verdaderas protagonistas, como quedó de manifiesto tras los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El deporte femenino viene siendo, junto con el clásico Rafael Nadal o los campeones del mundo de motociclismo, quien nos ha dado las mayores alegrías y quien ha propiciado los mejores éxitos durante estos últimos años.

Anuncios
Anuncios

Tapados, escondidos, con menos portadas y menos protagonismo, con menos dinero y menos publicidad, pero con mejores resultados. El deporte femenino es por méritos propios destacado y es por ello por lo que AS ha decidido colocar como finalistas solamente mujeres que bien lo son por mérito propio independientemente de ser o no mujeres, pues es posible que solamente deportistas como Marc Márquez hubiera podido colarse en esa lista.

Cinco son las nominadas. Laia Sanz, trece veces campeona del mundo de trial y tres de enduro, entre otros logros, es una de las nominadas. Carolina Marín, campeona del mundo de bádminton que desbancó a la número uno mundial, la china Li Xuerui, también es una de las reconocidas. La selección española de baloncesto que rozó la perfección en el Mundial de Turquía, logró una histórica plata que las hace valedoras de un enorme reconocimiento, así como lo merece también el equipo español de gimnasia rítmica formado por Sandra Aguilar, Elena López, Artemi Gavezou, Lourdes Mohedano y Alejandra Quereda.

Anuncios

Estas consiguieron revalidar el oro Mundial para España en la final de la mazas, lo cual tiene un mérito inexplicable teniendo en cuenta el poder, en todos los sentidos, de las gimnastas del Este. Y finalmente, la que ha tenido una mayor cobertura mediática y un mayor reconocimiento público (aunque no el suficiente), Mireia Belmonte, quien está haciendo historia para la natación española competición tras competición.

Con esto, todo apunta a que será Mireia la que conseguirá hacerse con el premio, pero lo importante en esta ocasión, o así lo creo, no es tanto la galardonada sino la importancia de hacer incapié en que el deporte femenino no solamente existe, sino que además está en lo más alto.