Los Golden State Warriors son ahora mismo el mejor equipo de la liga de baloncesto profesional de Estados Unidos y, por supuesto, el mejor equipo de la Conferencia Oeste. Llevan un balance de 22 victorias por solo 3 derrotas y lo han logrado a pesar de tener que convivir en la conferencia con equipos como los Houston Rockets, los Memphis Grizzlies y los San Antonio Spurs, estos últimos actuales campeones del anillo con una plantilla similar a la que actualmente poseen. Este es un logro que han llevado a cabo liderados por un solo jugador, Stephen Curry, al que sus compañeros arropan con un juego colectivo envidiable. El caso de los Oklahoma City Thunder es completamente opuesto.

Anuncios
Anuncios

Están en una posición no especialmente buena en la Conferencia Oeste pero esta es una posición que prácticamente todos consideran ficticia, pues es producto de las lesiones de muchas de sus estrellas, pero especialmente de Kevin Durant y Russell Westbrook. Ahora que han vuelto son un conjunto temible y muchos son los equipos que ya han comprobado que el farolillo rojo de la Conferencia Oeste no es el rival más débil.

En el primer cuarto los Oklahoma City Thunder salieron a la cancha con su guardia de honor para tratar de establecer distancias desde el principio y desde el inicio del partido las establecieron. Rápidamente echaron hacia atrás a los Golden State Warriors y empezaron a abrir un hueco en el marcador que, aunque no excesivamente amplio, si era destacable por tratarse de un conjunto que actualmente domina el campeonato.

Anuncios

Al final 40 a 32 y 8 puntos de ventaja para los visitantes.

En el segundo y tercer cuarto los Golden State Warriors se pusieron el traje de faena y empezaron a hacer funcionar la conexión entre Stephen Curry y sus compañeros para avanzar primero en el cierre de la diferencia entre ambos conjuntos y, posteriormente, en la apertura de una ventaja propia que al final del tercer cuarto ya era de 5 puntos, lo que no era mucho pero implicaba un parcial de 13 de ventaja para los locales.

En el último cuarto, ambos equipos trataron de ganar el partido por medio de un juego muy centrado en sus estrellas. Sin embargo, los Golden State Warriors acabaron por imponer sobre la cancha el mejor juego colectivo y la experiencia de llevar desde el principio contando con los mismos jugadores para acabar empatando a 20 el cuarto y ganando a los Oklahoma City Thunder por 109 a 114. #Baloncesto