Los Dallas Mavericks son ahora mismo uno de los equipos que siguen entre los ocho que tienen derecho a las eliminatorias de playoffs en la Conferencia Oeste, la más competitiva de las dos que componen la liga de #Baloncesto profesional de los Estados Unidos. Los han logrado en gran medida por la unión de el mejor extranjero de la historia de este campeonato, Dirk Nowitzki, uno de las mejores promesas de la actualidad, Tyson Chandler, y uno de los mejores bases que actualmente juegan en este torneo, Monta Ellis. Juntos han llevado a los Dallas Mavericks a la victoria en múltiples partidos y se han enfrentado a rivales muy superiores a ellos. Por el contrario los Detroit Pistons no tienen mucho que ofrecer ahora mismo, son un equipo sin estrellas y que solo vive de la enorme defensa que despliega, que en muchos casos es suficiente para alcanzar la victoria, aunque este año no está teniendo suerte.

Anuncios
Anuncios

En la primera mitad, los Detroit Pistons pusieron sobre la mesa su estilo de juego y lograron hacer frente a sus rivales con una enorme solvencia. Los Dallas Mavericks no pudieron jugar cómodos en esos primeros 24 minutos y cedieron terreno en la cancha, aunque no en el marcador, donde lograron sacar 2 puntos en el primer cuarto con un 32 a 30 y empatar el segundo para irse a los vestuarios con un marcador a su favor aunque con la sensación de estar perdiendo el partido sobre el terreno de juego.

En la segunda mitad, ya tras el descanso, los Dallas Mavericks salieron con otra actitud y rápidamente establecieron el dominio en el campo por medio de la calidad de sus jugadores, que empezaron a anotar con mayor facilidad por medio de enfrentamientos 1 contra 1 en los que el conjunto de los Detroit Pistons no supo rentabilizar su mejor juego defensivo.

Anuncios

Al final del tercer cuarto, obtuvieron un 30 a 22 que les colocaba ya a 10 puntos y, aunque en el último cuarto lograron los locales recuperar el control sobre el juego, volvieron a imponerse por 34 a 33 para un marcador final de 117 a 106 que daba la victoria a los tejanos sobre sus rivales, que al menos había dado la cara.