Los Boston Celtics son un equipo que en este momento, está en reconstrucción por la marcha de algunos de sus mejores jugadores, quienes tras el logro de un anillo y otra final, decidieron cambiar de aires para pasar los últimos años de sus carreras en equipos menos exigentes. Esto dejó al equipo en disposición de adquirir jugadores de futuro que por ahora, no están en posición de lograr campeonatos pero que prometen, especialmente si se tiene en cuenta que se trata de un equipo con algunas elecciones de draft de otros equipos, guardadas a buen recaudo para el futuro. Por el contrario, los Orlando Magic son un conjunto que en este momento tiene problemas para llegar a las posiciones más interesantes del campeonato por razones muy distintas.

Anuncios
Anuncios

No tienen grandes jugadores y además, no están en disposición de mejorar esto en el medio plazo, con lo que han quedado en una tierra de nadie, que les permite ir tirando pero que no les augura grandes cosas este año. El partido sería ante todo, para quien aguantase mejor sobre la cancha.

En los tres primer cuartos el planteamiento fue muy similar y el resultado que se obtuvo se puede considerar equivalente. Los Boston Celtics jugaron a mantener el partido bajo control, aprovechando la calidad de Rajon Rondo para ir desarrollando las jugadas, en base a pases que dejaran a alguno de sus compañeros lo suficientemente libres de marca, como para que no les fuera difícil anotar. A partir de esos mimbres, fueron construyendo una serie de cuartos en los que lograron controlar el partido e ir obteniendo pequeños réditos continuos.

Anuncios

Con el paso de los minutos, la ventaja se alargó a los 5 puntos, dejando a los Boston Celtics en una posición perfecta para sacar toda la calidad del equipo en el último cuarto, en el que no tuvieron que preocuparse de perder jugadores por las faltas.

En ese último periodo, el equipo del estado de Massachusetts presionó sin descanso el ataque de sus rivales y fue poco a poco, dejándoles con una anotación muy baja, que acompañó de ofensivas mucho más agresivas. Cuando llegó el momento de cerrar el partido, el resultado era de 109 a 92, una clara victoria para unos Boston Celtics, que desactivaron completamente cualquier tipo de oportunidad de los Orlando Magic. #Baloncesto