El máximo organismo a nivel mundial en cuanto a temas de deporte, es decir los #Juegos olímpicos, va a celebrar en las próximas jornadas su asamblea, en la que todo pinta a un inicio de cambio en el paradigma de los deportes, ideados por el barón de Coubertain, allá a finales de los años 1800.

Esta asamblea tiene el propósito de ser la que marque el futuro más inmediato para tratar de seguir llamando la atención de no sólo los deportistas, sino también de los espectadores, de los patrocinadores y también de todo aquel al que le puede interesar el mundo del deporte.

Las primeras grandes novedades que se plantean, son la distribución de los juegos olímpicos en más de un país.

Anuncios
Anuncios

¿Qué quiere decir eso? Que si un país solicita alguna determinada prueba, esta se pueda disputar en dicha zona siempre y cuando la ganadora esté de acuerdo en ello.

También se va a permitir a partir de ahora, las candidaturas que sean aquellas las cuales mejor respondan a sus necesidades económicas, sociales, medioambientales y deportivas. Unos Juegos a la carta. Y por tanto no tener que cumplir unos requisitos técnicos como antaño ocurría.

Otra idea que está cogiendo mucha fuerza es la posibilidad de aumentar el número de deportes que corresponden a cada edición, pasando de los 28 actuales a un número que todavía está por determinar.

Entre tanto, y según los representantes españoles en el congreso, parece ser que hay hasta un total de 50 nuevas ideas, así como planes para que haya más candidaturas y por tanto se mueva mucho más dinero, porque es el principal objetivo del comité olímpico internacional.

Anuncios

La situación de los Juegos olímpicos goza de buena salud pero se empiezan a ver ciertos signos de hartazgo por parte de las ciudades por el hecho de tener que desembolsar cantidades espectaculares de dinero por el simple hecho de organizar unos juegos que son el máximo culmen de la expresión deportiva a nivel mundial.

El COI tiene la difícil labor de enmendar los errores del pasado y tratar de reconducir una situación realmente complicada.