De vez en cuando, no solo el fútbol es noticia en el mundo del deporte. De hecho, también con poca frecuencia, no solo el deporte masculino copa las páginas de los periódicos y llena minutos en las escaletas de los informativos deportivos. En esta ocasión, ambas inusuales características se ponen de manifiesto con la merecida medalla de plata que ha conseguido ayer la Selección Española femenina de balonmano.

En estas circunstancias, muchos pensarán que tanto los aficionados como las deportistas deberían sentirse deprimidos por la derrota, a un paso de tocar el cielo europeo del balonmano femenino. Sin embargo, tanto la opinión pública como las jugadoras y su cuerpo técnico coinciden en alegrarse por un subcampeonato que se han trabajado con tesón, esfuerzo y sacrificio.

Anuncios
Anuncios

La final del campeonato de Europa de balonmano femenino tuvo lugar en Budapest, Hungría. En ella, las chicas entrenadas por Jorge Dueñas fueron derrotadas por la poderosa Selección de Noruega por 28 - 25. "Las guerreras", como han sido calificadas por la afición y por la prensa deportiva, plantearon un partido más que serio en términos defensivos. De esta manera, intentaron contener la superioridad de las noruegas. Esta estrategia les funcionó durante buena parte del encuentro. Sin ir más lejos, España consiguió llegar por delante en el marcador al descanso.

Sin embargo, a partir de la segunda mitad de partido, nuestras representantes no pudieron sostener por más tiempo este planteamiento. La selección noruega subieron revoluciones y las nuestras no pudieron evitar la derrota. En el segundo tiempo, las nórdicas demostraron por qué la suya es una de las selecciones más fuertes del mundo, compaginando a la perfección buenas jugadas de ataque con mayor orden defensivo.

Anuncios

España mantuvo la esperanza hasta el final, sin tirar la toalla en ningún momento. Las jugadoras pusieron garra y corazón para intentar remontar el encuentro, pero fue en vano. El subcampeonato que han conseguido sabe a ilusión, a lucha y a esfuerzo recompensado. Enhorabuena, guerreras.